A 42 años, cada vez más fuerte se pide memoria y justicia por Campo de Mayo

El sábado 17 de marzo se realizó la tradicional Marcha a Campo de Mayo en conmemoración a los detenidos y desaparecidos que fueron víctimas de las fuerzas que golpearon el país hace 42 años. En esta oportunidad, algunos temas de agenda y del territorio tomaron relevancia dentro de la consigna recordar y exigir Memoria, Verdad y Justicia.

Carlos Propato ex delegado de la Ford Motors Argentina de Pacheco y sobreviviente de las represiones que allí se desarrollaban, dio su primer testimonio frente al Tribunal Oral Federal 1 de San Martin semanas atrás. Propato compartió el acto en Campo de Mayo como siempre, pero esta vez  su convicción y esperanzo cobra otro semblante: “Después de 42 años de trabajo, de lucha, de golpear miles de puerta se dio. Venimos a poner a esto genocidas en el banquillo de los acusados”, dijo.

Sobre la misma causa, se refirió Pablo Llonto periodista y abogado referente de los Derechos Humanos que estaba también quién también se encontraba en la movilización. Apuntó que si bien es un logro el inicio de la Causa Ford, “el Tribunal Oral de San Martin que está haciendo el juicio, lo hace con una lentitud única en la argentina y única en el mundo”. El abogado informó que se están haciendo dos audiencias por mes, lo que podrñian ser cuatro. “Un juicio que puede durar dos meses dura un año”, dijo Llonto apuntando una mala intención de la justicia con esto ya que al esperar por la edad de los acusados se corre riesgo que “no puedan cumplir la condena indicada, o por una cuestión de salud o porque se fueron de este mundo sin condena”.

Sumado a la causa Ford, son 16 las que están en lista de espera por casos de Campo de Mayo. Al realizarse uno por año de este modo como actúa el tribunal “se esperan 16 años” y esto es “otro modo de consagrar la impunidad”.  Desde 1976 hasta 1980, funcionaron allí cuatro centros clandestinos de detención tortura y muerte: El Campito o Los Tordos, Las Casitas o La Casita, el Hospital Militar y la Prisión de Encausados.

El sábado la actividad estuvo encabezada por la Comisión por la Memoria de Campo de Mayo,  se encontró representación de la Comisión por la Memoria Zona Norte, Serpaj Zona Norte entre otros organismo de derechos humanos del territorio. También acompañaron organizaciones políticas y sociales algunas de ellas: la CTA y Suteba regional, sindicato de subte, gráficos, UOM, agrupación 26 de julio, el MUP, La Cámpora, Red El Encuentro y   Movimiento Evita. Se contó con  presencia de autoridades de la Universidad Nacional de Gral. Sarmiento, su gremio docente ADIUNGS, y el colectivo que lleva adelante el programa Memoria y Territorio.

Victoria Montenegro, nieta recuperada en el año 2000, hoy Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires por Unidad Ciudadana también se hizo presente en esta movilización. A dos semanas de nacer, Victoria fue secuestrada en William Morris junto a sus padres, Hilda Ramona Torres y Roque Orlando Montenegro detenidos luego en Campo de Mayo. La nieta y legisladora se refirió al anuncio que dio el presidente Mauricio Macri en el inicio de sesiones legislativas de la construcción de una Reserva Natural Urbana en ese territorio “Por acá transitaron mis papas y miles de compañeros, falta un montón para investigar y no vamos a dejar que avancen”, advirtió la nieta recuperada.  “A ellos les cierra por todos lados llevar adelante sus negocios inmobiliarios y borrar la historia”, insistió en su postura la legisladora por Unidad Ciudadana y reclamo “en todo caso si se recupera un espacio en campo de mayo tiene que ser para la memoria”.

Acerca de Daniela Moran