Pausas Activas de Bienestar

Las pausas activas son ejercicios físicos y mentales que realiza un trabajador por corto tiempo durante la jornada, con el fin de revitalizar la energía corporal y refrescar la mente. Es un momento de activación que permite un cambio en la dinámica laboral y en donde se puede combinar una serie de movimientos que activan el sistema músculo-esquelético, cardiovascular, respiratorio y cognitivo.

Las actividades están a cargo de la Lic. Valeria Cuenca, Profesora  Nacional de Educación  Física, quien recorrere las oficinas proponiendo los ejercicios.

La Organización Mundial de la Salud desde 1995, considera al ámbito laboral como un espacio ideal de promoción de la salud. Esto se debe al hecho de que, permanecer varias horas estáticos, en la misma posición y realizando la misma actividad puede traernos graves problemas en la columna, espalda, manos, piernas, cabeza. Cuando los músculos permanecen estáticos se acumulan en ellos desechos tóxicos que producen la fatiga, ya sea en el cuello, los hombros o calambres en las piernas.

LAS VENTAJAS Y BENEFICIOS de estas prácticas son múltiples, inmediatas y de largo plazo, pues promueven y dinamizan las actividades laborales:

– Rompen la rutina de trabajo, reactiva la energía a las personas por lo que su estado de ánimo y de alerta mejora notablemente.
– Afecta positivamente la relación con los compañeros de trabajo por tratarse de ejercicios grupales, actividades extraordinarias y recreativas.
– Previene lesiones físicas (osteo-musculares) y mentales (estrés o nervios).
– Relaja los miembros corporales más exigidos en el trabajo y reactiva los menos utilizados.
– Previene afecciones físicas y mentales por exceso de exposición a la pantalla, o en general, por excesiva ejecución de una misma labor.
-Contribuyen a disminuir la fatiga física y mental y a interactuar con los diferentes grupos de trabajo.

Es recomendable realizar estos ejercicios dos o tres veces en el día, por lo menos al empezar la jornada y al culminarla, siempre con la respiración adecuada, y en forma suave, procurando que en los ejercicios de estiramiento se mantenga la posición entre 5 y 10 segundos, movilizando todas las articulaciones.

Es importante hacer de estas actividades un hábito diario, pues mejoran no sólo el estado físico de la persona, sino que le ayudan a no sentirse cansada. Desde Bienestar, nos proponemos generar y desarrollar la conciencia de esta tarea en pos de una mejor calidad de vida.