Presentación

Dentro del variado campo de los estudios universitarios, que intentan atender un enorme abanico de necesidades y exigencias del conocimiento de los hombres y de las sociedades, la reflexión filosófica ha cumplido siempre un papel fundamental. En primer lugar, como examinadora, vigía y crítica de las bases conceptuales y metodológicas de las tareas de investigación. En segundo lugar, como instancia de síntesis y articulación crítica de los resultados de esas tareas. La filosofía es pues, así, tanto un terreno de autorreflexión de la vida universitaria como un campo que permite apuntalar y favorecer la maduración de una muy vasta gama de conocimientos producidos por la Universidad.

La Universidad Nacional de General Sarmiento tiene entre sus propósitos constitutivos y fundamentales acompañar los acontecimientos y los cambios que se operan en la sociedad, aprender, participar e incidir en los esfuerzos que la comunidad realiza para su pleno desarrollo, y hacer todo esto con un espíritu democrático y no excluyente (Art. 1º del Estatuto General). Desde sus propios principios constitutivos, la UNGS se define pues como una Universidad con una fuerte orientación hacia la comunidad, sus problemas y sus desafíos, es decir, con una fuerte orientación política. En ese contexto, y consecuentemente, parece relevante el desarrollo de un tipo de reflexión filosófica con esa misma orientación.

Es lo que propone, a través de esta carrera de especialización, el Instituto del Desarrollo Humano de la UNGS. Este Instituto tiene entre sus funciones la de ocuparse, en el campo de la investigación y de la docencia, de los problemas de la educación, la comunicación, la política y la cultura, y de hecho viene desplegando desde hace años una intensa actividad de formación e investigación en todas esas áreas. Esta carrera de especialización se propone recuperar y potenciar ese trabajo ofreciendo a egresados de nuestra propia universidad y de otras instituciones de formación universitaria o terciaria una alternativa de perfeccionamiento en el campo de la filosofía política.

¿Qué se entiende entonces, por “filosofía política”? Dos cosas. Por un lado, “filosofía política” designa una rama específica de la filosofía que se ocupa de un objeto particular, al que damos el nombre de política. Por otro lado, y complementariamente, “filosofía política” designa también un modo de ejercicio de la filosofía políticamente orientado, un modo de ejercicio de la filosofía animado por una cierta manera de mirar, por una cierta perspectiva asociada a la preocupación, como decíamos más arriba, por la comunidad, por la polis, por la convivencia –más o menos armónica o conflictiva entre los hombres- y por las relaciones mediadas, como lo están siempre, por el lenguaje, por el poder y por las instituciones que éstos establecen entre sí.

En una y en otra perspectiva (y la carrera de especialización que aquí se presenta pretende articular ambas), la filosofía política supone una especialización de la filosofía y amerita un estudio especializado, particular. Lo que resulta importante subrayar es que este estudio no es solamente el estudio de un objeto particular (la política), sino también el estudio, signado por una particular perspectiva –la política de algunos otros objetos, entre los que en esta carrera, debido a los objetivos que tiene el Instituto que la promueve y al grado de desarrollo que tienen en él, se enfatizarán tres: la cultura, la comunicación y la educación.