“Las últimas inundaciones producidas en la Ciudad de Buenos Aires y La Plata han puesto en cuestión un modo de gestionar y gobernar ciudades en la Argentina. Las trágicas consecuencias del temporal, donde se combinan factores diversos –especulación inmobiliaria, falta de inversiones claves en infraestructura, mayor intensidad de precipitaciones, ausencia de planificación urbana y de un sistema eficaz de mantenimiento y contingencia–, dan cuenta de la necesidad de replantear las formas de intervención pública en la materia”, explica el politólogo Rodrigo Carmona, investigador docente del Instituto del Conurbano de la UNGS.

Leer la nota completa publicada el 3 de junio de 2013, en el suplemento Cash del diario Página/12.

Comparte este artículo