La antropóloga Rita Segato participó de las celebraciones por los 10 años de la Maestría en Economía Social, a través de una conferencia y un taller realizados en el Congreso de la Nación.

Según Natalia Quiroga Díaz, Coordinadora Académica de la MAES e investigadora docente del Instituto del Conurbano, es de gran relevancia contar con los aportes de Segato porque “su prolífico trabajo académico da cuenta de una historia del género que se confunde con la historia de la humanidad, donde el patriarcado produce de manera universal un status más bajo para las mujeres y organiza un universo simbólico donde lo femenino es considerado de menor valía. Estos procesos ‘sedimentados` subyacen al pensamiento hegemónico economicista basado en lógicas de individuación, competencia y lucro propias del mercado, que soslaya otras formas de institucionalizar la economía y los circuitos asociados a la producción y reproducción de la vida humana y no humana”.

Durante los encuentros, Segato invitó a reflexionar sobre las implicaciones de la modernidad como una nueva manera de ordenar el mundo. Explicó que el así llamado “descubrimiento de América” marcó un antes y un después en la invención del mundo como hoy lo conocemos, pues Europa se inventó en oposición al nuevo continente que fue definido por los conquistadores, consolidó el incipiente proyecto de la modernidad y definió las premisas fundamentales que hoy dan sentido al mundo globalizado: sociedades complejas (o desarrolladas)/sociedades simples, la ruptura con el pasado y el futuro como valor fundamental, la acumulación como fin incuestionable, etc.

Problematizó la relación feminismo-Estado, señalando que éste lleva más de 200 años fallándole a las mujeres: “la lucha por fuera del Estado es fundamental. Se requiere del fortalecimiento de las comunidades y la reconstrucción de los sujetos colectivos porque es en la privatización de la esfera doméstica donde la mujer pierde el poder y la política que ejercía en el campo comunitario”. Y explicó que es esa dualidad privado- público la que implica dar poder a las comunidades y a las mujeres dentro de ellas, como única forma eficaz de combatir la violencia que sufren.

We cannot display this gallery

Comparte este artículo