Exprimir el sonido

Nunca es posible datar con precisión, ni personalizar en la figura o el nombre de ningún artista singular, los movimientos de creación de estilos o de formas de encarar ninguna disciplina en la historia –que es siempre plural y muy compleja– de las artes. Pero aun así nadie disputará la centralidad de la obra y del genio de John Cage en la historia de lo que suele llamarse la “música experimental”: la participación y agitación de Cage en el movimiento “Fluxus”, así como sus trabajos con Marcel Duchamp, son considerados con razón referentes imposibles de esquivar cuando se piensa el origen y la historia posterior de este tipo de música y de arte en general.

Jonh Cage planteaba cuestiones tales como que “no existe el espacio vacío, ni el tiempo vacío: siempre existe algo que ver, algo que oír”. De ahí que los silencios y las porosidades mismas de las composiciones tuvieran para él mucho más sonido del que los modos convencionales de pensar la música permitían suponer, y que él mismo hiciera de esta forma de comprender los sonidos del silencio un componente fundamental de su estilo musical.

Por cierto, las búsquedas estéticas en este camino de tanteos y de ruptura forman parte de la historia de las distintas disciplinas artísticas y de la música en particular, y en este mes de septiembre podremos aprender algo sobre esto en las instalaciones de la Universidad. Allí se presentarán cinco artistas y grupos musicales de la zona que desarrollan distintas propuestas expresivas y que participarán de un nuevo Pre Encuentro de Música Experimental y Búsqueda Sonora promovido por la UNGS, que este año incorporará también instalaciones, performances y ferias de discos que tendrán como eje la búsqueda y la exploración.

Comparte este artículo