¿Cómo contar las huellas del terrorismo de Estado en imágenes? Gerardo Dell’Oro es fotógrafo, durante muchos años se desempeñó como reportero gráfico en distintos medios y su hermana mayor está desaparecida.

La historia de esa hermana, Patricia, la de su marido Ambrosio De Marco y la de la hija de ambos, Mariana, es la que se cuenta en el ensayo fotográfico Imágenes en la memoria, que puede verse hasta el 26 de abril en la planta baja del Multiespacio Cultural UNGS.

Hace unos veinte años, cuando Mariana De Marco llegó a la edad que tenía su madre cuando fue secuestrada, Gerardo Dell’Oro comenzó a fotografiarla. También a reunir algunos de los cientos de imágenes de Patricia que su padre –también fotógrafo- había sacado a lo largo de la vida de su hija.

Pero se necesitó tiempo para que ese material tomara la forma que tiene hoy. En el medio, la anulación de las leyes de impunidad hizo posible la realización del primer juicio a Miguel Etchecolatz, a cargo de la Dirección de Investigaciones de la Policía bonaerense durante la dictadura, procesado por el secuestro, la tortura y la muerte de Patricia, Ambrosio y otros militantes populares. El rompecabezas de la historia de Patricia se completó en ese juicio, gracias al valiente testimonio de Jorge Julio López. También, tristemente, el del accionar ilegal de las fuerzas de seguridad en la Argentina. López está desaparecido desde el 18 de septiembre de 2006, un día antes de que se pronunciara la condena a prisión perpetua para Etchecolatz.

El ensayo de Dell’Oro narra así una historia que contiene a su vez muchas otras. De todas habló el 20 de marzo pasado en la mesa redonda con la que se inauguró la muestra en el Campus. De encuentro participaron también Cora Gamarnik, especialista en la historia del fotoperiodismo en la Argentina, y Mariana Luzzi, coordinadora de la materia Problemas Socioeconómicos Contemporáneos (PSEC) y una de las organizadoras de la muestra. Aquí puede leerse la exposición de Luzzi.

La exposición forma parte de las actividades programadas por la UNGS con motivo del 42º aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Con ellas se reafirma el compromiso de la universidad con las luchas por la memoria, la verdad y la justicia.