Saberes académicos y saberes escolares: para una revisión del concepto "transposición didáctica" desde la enseñanza de la historia

María Paula González

Universidad Nacional de General Sarmiento, CONICET



Introducción

  Me propongo compartir algunas reflexiones sobre la relación entre los saberes académicos y los saberes escolares -una cuestión que atraviesa este taller de reflexión que nos reúne- planteando la revisión de un concepto ampliamente difundido para explicar la mencionada vinculación. Me refiero a la "transposición didáctica". Para comenzar, reseñaré brevemente el concepto divulgado por Yves Chevallard a fin de explorar sus implicancias. Luego, daré cuenta de otras nociones, generadas por investigadores dedicados a la historia de la educación, que han objetado la idea de transposición didáctica. Finalmente, propondré una revisión desde la enseñanza de la historia -y particularmente la más reciente- a partir de un acercamiento a los cambios curriculares y a las prácticas docentes.
La revisión del concepto de transposición didáctica que plantearé aquí será, en última instancia, una excusa para plantear otros acercamientos a aquello que se enseña en las aulas considerando la construcción socio-histórica del currículo escolar así como los haceres docentes en tanto prácticas de significación activas.

El concepto de transposición didáctica

El concepto transposición didáctica, divulgado en el campo de la didáctica de las matemáticas por Yves Chevallard, se fue aplicando extensivamente al resto de las didácticas específicas. La didáctica de la historia en general -y en Argentina en particular- no fue ajena a tal expansión. De hecho, en 1997 la editorial Aique publicó en nuestro país la obra en castellano y el concepto comenzó a utilizarse tanto en propuestas y publicaciones como en diseños curriculares y documentos de apoyo oficiales. Así, puso en evidencia, como lo expresara el propio Chevallard, su "poder de seducción indudable" (1997: 11).
¿Qué es lo que planteó Chevallard con este concepto? Según el autor, todo proyecto social de enseñanza se construye con la designación de un conjunto de saberes como contenidos a enseñar. A partir de entonces, los saberes a enseñar sufren un conjunto de transformaciones adaptativas que van a hacerlos aptos para ocupar un lugar entre los objetos de enseñanza. El trabajo que transforma un objeto de saber a enseñar en un objeto de enseñanza es denominado transposición didáctica (Chevallard, 1997: 45).
El esquema propuesto por el autor es el siguiente:


¿Quiénes y dónde llevan a cabo la transposición didáctica? Según Chevallard, este proceso tiene lugar en la "noosfera", espacio donde participan diversos agentes sociales externos al aula (autores de libros didácticos, inspectores, técnicos educacionales, etc.) que son los que garantizan que lleguen a la escuela las adaptaciones de saberes provenientes de las producciones académicas. ¿Qué rol le cabe a los docentes, entonces, en el esquema de Chevallard? El autor apunta, secundariamente, que los profesores participan en la "noosfera" al intervenir en reuniones de docentes, es decir, fuera del aula. En este sentido, no toma en cuenta las prácticas cotidianas, situadas y oportunas que despliegan los docentes en sus clases con sus alumnos (y sobre las que volveré luego…)

¿Qué implica, entonces, la transposición didáctica? ¿Qué transformaciones comprende la transposición de objetos a enseñar en objetos de enseñanza? Según Chevallard, este proceso adaptativo produce básicamente deformaciones de los objetos de saber, los simplifica, los traduce y los traiciona. De allí que una "buena didáctica" tenga como objetivo fundamental evitar el distanciamiento entre la producción científica y lo que debe ser enseñado en la escuela generando instrumentos metodológicos adecuados para ello. Esto implica, asimismo, que los contenidos escolares provienen de la producción científica y que los métodos de enseñanza son técnicas aportadas por la didáctica específica.

¿Cuáles han sido los aportes del concepto? La idea de transposición didáctica subrayó la distancia entre los saberes de las disciplinas de referencia y los saberes que se enseñan en la escuela señalando el origen de tales diferencias. Asimismo, animó el crecimiento de las didácticas específicas que encontraron, en este concepto, su razón de ser.

¿Por qué el concepto de transposición didáctica tuvo gran impacto? Entre otras cosas, esta noción señaló algo siempre "sospechado", esto es, que lo que se enseña en la escuela no es igual a lo que se investiga en el campo académico(1). Es decir, puso en palabras esa situación de distancia, le dio nombre, señaló sus causas, y dictaminó la necesidad de ejercer una "vigilancia epistemológica" para evitar las "deformaciones". Probablemente, aquello de poner nombre a lo no-dicho en la escuela sea una de las causas de la seducción provocada por el concepto de transposición didáctica (comparable a otros de igual fama como "currículum oculto").

Esta breve reseña del concepto "transposición didáctica" permite subrayar algunas implicancias,que enumero a continuación para discutir luego:
- el saber a enseñar deriva del "saber sabio", es decir, del conocimiento científico / académico y llega a la escuela por medio de una serie de adaptaciones y vulgarizaciones que lo alejan de la ciencia de referencia;
- la escuela es un lugar de reproducción del conocimiento externo a ella y los profesores son intermediarios y reproductores de ese saber.

La revisión que plantearé más adelante retomará estos dos supuestos de la noción de "transposición didáctica". Para ello, presentaré otros conceptos -como "cultura escolar" y "disciplinas escolares" - que permitirán sostener mi argumentación.

Cultura escolar, disciplinas escolares y prácticas docentes

 Autores inscritos en el campo de la historia de la educación -tales como Dominique Julia, Antonio Viñao, André Chervel e Ivor Goodson- proponen los conceptos de cultura escolar y disciplinas escolares para pensar aquello que se enseña en la escuela. Para estos autores, los contenidos de enseñanza son producto de un complejo proceso donde la selección de conocimientos a enseñar excede con creces las consideraciones de orden epistemológico.

¿Qué definen los conceptos propuestos por los mencionados investigadores? Julia entiende que la cultura escolar es "el conjunto de normas que definen los saberes a enseñar y los comportamientos a inculcar, y el conjunto de prácticas que permiten la transmisión y la asimilación de dichos saberes y la incorporación de estos comportamientos" (Julia, 2001: 9). A partir de esta definición, la escuela puede ser considerada como un espacio que define saberes. Dicho en otras palabras, la escuela no es solamente un escenario o un contenedor de saberes sino un marco de construcción y definición de esos saberes por medio de la conformación de las disciplinas escolares. Viñao lo precisa de esta manera: Las disciplinas, materias o asignaturas son una de las creaciones más genuinas de la cultura escolar. Muestran su poder creativo. Poseen, además, su propia historia. No son, pues, entidades abstractas con una esencia universal y estática. Nacen y evolucionan. Se transforman o desaparecen, se desgajan y se unen, se rechazan y se absorben. Cambian sus denominaciones, modifican sus contenidos. Son, así vistas, organismos vivos. Y, al mismo tiempo, espacios de poder, de un poder a disputar. Espacios donde se entremezclan intereses y actores, acciones y estrategias (Viñao, 2002: 75-76).

 Así, las disciplinas escolares son productos socio-históricos que se fueron configurando y modificando a lo largo del tiempo en y por la cultura escolar, una cuestión especialmente estudiada por Chervel y Goodson. Para Goodson (1991), el currículo escolar no es un producto técnico, racional, imparcial y sintetizador del conocimiento académico más apreciado sino que es resultado de diversas luchas sociales y políticas. Así, este autor afirma que las materias escolares no derivan de los campos de conocimiento académico ni se organizan en función de ellos. Para ejemplificar esta posición, se refiere a materias como "Educación ambiental" que no se desprende de una ciencia de referencia sino que se impone por la presión social y combina elementos diversos extraídos de diferentes espacios de investigación que se asocian a contenidos curriculares tradicionales del currículo(2) . Para André Chervel, por su parte, el conocimiento escolar tiene una entidad propia: no es una vulgarización científica sino una "creación histórica de la escuela, por la escuela y para la escuela" (1991: 65). De este modo, subraya la singularidad y originalidad de la cultura escolar así como su carácter productivo(3).

"Fruto de un diálogo secular entre maestros y alumnos, las disciplinas constituyen hasta cierto punto el código que dos generaciones han elaborado lenta y minuciosamente de común acuerdo para permitir que una de ellas transmita a la otra una cultura determinada. La importancia de esta creación cultural está a la altura de lo que se pone en juego pues se trata nada menos que de la perpetuación de la sociedad. Las disciplinas, por tanto, son el precio que la sociedad debe pagar a su cultura para poder transmitirla en el marco del colegio o de la escuela" (Chervel, 1991: 111).

Por ello, Chervel afirma que es necesario estudiar las disciplinas escolares históricamente, contextualizando el papel ejercido por la escuela, observando no tanto las decisiones, influencias o legitimaciones externas sino el conocimiento producido al interior de la cultura escolar. Las disciplinas escolares se forman en esta cultura teniendo, por tanto, contornos y objetivos propios que no son reductibles a los de la ciencia de referencia (o el saber sabio en términos de Chevallard)(4).

Lo interesante de la perspectiva de la cultura escolar y las disciplinas escolares es que le otorgan otro lugar, papel y poder a la escuela y a los profesores puesto que, como afirma Chervel,

"el concepto según el cual la escuela no es sino un mero agente de transmisión de conocimientos elaborados fuera de ella es el fundamento de la idea, ampliamente compartida en el mundo de las ciencias humanas y por el público en general, de que la escuela es, por excelencia, el lugar de la inercia, la rutina y el conservadurismo" (Chervel, 1991: 66).

 Como dije, la consideración del carácter productivo de la cultura escolar, así como la conformación histórica de las disciplinas escolares, permite plantear nuevas miradas en torno a los cambios y las reformas educativas (en mi caso, la incorporación de la historia reciente) y, en ese marco, abrir otras perspectivas sobre el oficio de los profesores. Así, las prácticas docentes pueden ser leídas como "experimentaciones o adaptaciones", esto es, operaciones que

"reparan, remiendan y arreglan -con los elementos que maestros y profesores hallan disponibles- los propósitos y orientaciones de propuestas generadas a partir de intereses, informaciones, mentalidades y exigencias institucionales muy diferentes, incluso por momentos opuestas, a las que se derivan de la práctica y profesión docente" (Finocchio, 2003: 84).

Tomando en cuenta todo lo anterior, señalaré algunas cuestiones puntuales que me permiten revisar el concepto de transposición didáctica y discutir las implicancias antes señaladas (que el saber a enseñar deriva del "saber sabio" y que la escuela es un lugar de reproducción de conocimiento externo a ella). Por un lado, los cambios en torno a la enseñanza de la historia en nuestro país, particularmente en torno a la inclusión de la historia reciente en los diseños curriculares. Por otro, las prácticas docentes que dan cuenta de lecturas y traducciones como prácticas de interpretación activas, como tácticas situadas que producen algo nuevo en y para el aula.

Una revisión desde los diseños curriculares

Como dije, para discutir la noción de transposición didáctica, resulta pertinente revisar la historia de la enseñanza de la historia. En particular, es interesante indagar los cambios producidos a partir de la transición democrática y, sobre todo, de la sanción de la Ley Federal de Educación -en 1993- que incluyeron contenidos del pasado reciente puesto que, con ellos, es posible problematizar la idea del traspaso y adaptación del saber sabio a un saber enseñado(5).

Como sabemos, la historia reciente en la escuela tiene corta vida. Desde fines de siglo XIX, y durante más de cien años, la enseñanza de la historia en Argentina tuvo una eminente función política-ideológica a través del conocimiento de un panteón de próceres y el cumplimiento de ciertos rituales (Braslavsky, 1993) entre los que se destacaba la realización de actos escolares en homenaje a los héroes y epopeyas de la patria (Bertoni, 2001). La historia escolar estaba centrada en el siglo XIX, ajena a la debilidad de la democracia y la república, así como a los problemas y desafíos sociales, económicos, culturales del siglo XX (Finocchio, 1999).

A partir de la transición democrática, la historia argentina reciente, amarrada fuertemente a la formación de la ciudadanía y al imperativo de construir y transmitir una memoria en la escuela, se fue incorporando al mundo educativo empujada por las propuestas editoriales, nuevos materiales didácticos y prescripciones oficiales referidas a la conmemoración del pasado reciente -24 de marzo, 16 de setiembre, etc.- así como por las propias prácticas docentes (Finocchio, 2007). Años más tarde, a partir de la reforma educativa de los '90, se incorporó más claramente y con especial fuerza en las propuestas educativas oficiales y en los diseños nacionales(6).

Ahora bien, si tenemos en cuenta el desarrollo de la historiografía podemos ver que durante la primera década de transición democrática hubo una notable escasez de trabajos dedicados a la historia reciente en contraste con la abundante producción de otras ciencias sociales (economía, sociología, ciencias políticas y de otros campos culturales como literatura, cine, documentales) y no fue sino hasta fines de los '90 en que los historiadores comenzaron a hacerse cargo de esa porción del pasado (Pittaluga, 2007; de Amézola, 1999).

Así entonces, desde estas evidencias, podemos poner en cuestión la idea del traspaso de un saber sabio a un saber enseñado ya que la inclusión de la historia reciente en los diseños curriculares no respondió a los avances de la disciplina de referencia. En consecuencia, su presencia en el mundo escolar puede explicarse -tomando los términos de Goodson- como resultado de diversas luchas sociales y políticas. En efecto, allí confluyeron la pervivencia de las "luchas por la memoria" -acentuadas en fechas "redondas" como los veinticinco y treinta años del golpe-, la acción decidida de los organismos de Derechos Humanos, y los cambios en las narrativas de la memoria en el espacio público (Lvovich y Bisquert, 2008), etc.

Posteriormente, en las sucesivas modificaciones curriculares -realizadas entre 1999 y 2006-, la historia argentina reciente fue ganando espacio, matices y precisiones (González, 2007), retomando tanto las modificaciones en las narrativas de la memoria como algunos avances del ámbito académico sobre temas que habían estado fuera de la discusión hasta hacía pocos años: el consenso social, el papel de las organizaciones político-militares, el exilio (7), etc.

En síntesis, podríamos afirmar entonces que:
la llegada de la historia argentina reciente a los currículos escolares no se corresponde linealmente con el derrotero de la historiografía;
la historia reciente fue ganando densidad semántica en los sucesivos diseños curriculares incorporando tanto los cambios en las narrativas públicas como por la creciente producción historiográfica;
la historia reciente en la escuela demuestra que la conformación de las disciplinas escolares exceden con creces lo epistemológico y que incluyen elementos de otro orden: luchas políticas, demandas y urgencias sociales, etc.

 A este brevísimo panorama sobre la presencia y trayectoria de la historia reciente en los diseños curriculares, podemos sumar la consideración de las prácticas docentes y vislumbrar de qué modo la historia reciente toma lugar en las aulas. Sobre esto avanzaré seguidamente para discutir la idea de que los profesores son intermediarios y reproductores de un conocimiento externo a la escuela.

Una revisión desde las prácticas docentes

 Cuando realicé mi indagación sobre la enseñanza de la historia reciente en el nivel secundario (González, 2008), consulté a un conjunto de profesores sobre los contenidos que ellos seleccionaban para trabajar los años '70 y la última dictadura militar, tanto en las aulas como en las conmemoraciones referidas a este tema. Los testimonios recogidos me permitieron agrupar los contenidos en tres ámbitos temáticos(8).
-la dictadura en sí misma y sus consecuencias (vale decir, temas o conceptos que concentra su mirada sobre la operativa y las secuelas de la última dictadura, es decir, nociones tales como "terrorismo de Estado", "desaparecidos", apropiación de bebés, censura, la política económica, la deuda externa, la desindustrialización, etc.);
-la dictadura y los principios políticos (dictadura/ democracia, gobierno democrático/ gobierno de facto, etc.);
-y la dictadura en contexto(el escenario en el que tuvo lugar, motivaciones, condicionantes, antecedentes, etc.)

 la mayoría de menciones se ubicó dentro de los contenidos referidos a la dictadura en sí misma y sus consecuencias y, en segundo lugar, en torno a la dictadura y los principios políticos. En menor medida, algunos testimonios aludieron a la dictadura en contexto pero sin trabajar los consensos y las responsabilidades colectivas en profundidad y las causas en particular. En este sentido, si nos ubicáramos en la perspectiva de la transposición didáctica, estos contenidos estarían alejados del desarrollo de la historiografía como ciencia de referencia ya que, como dijimos, en los últimos años, los historiadores han dedicado sus esfuerzos a abordar las causas de la dictadura y, sobre todo, a examinar el consenso social que sostuvo el régimen militar.

Desde mi perspectiva, los recortes que realizan los profesores para enseñar la historia argentina reciente no pueden explicarse sólo a partir de criterios de apego al currículo o de ajuste (o desajuste) disciplinar. No podrían ser interpretados solamente como consecuencia de la transposición didáctica. Para el caso de esta historia en particular, los criterios científicos y psicopedagógicos se solapan bajo imperativos y condicionantes no tan visibles ni tan "didácticos" que tienen lugar en las escuelas y en las aulas. Qué temas y qué cuestiones de la historia argentina reciente se enseñan depende de un entramado algo más complejo.

           En las selecciones temáticas puede reconocerse la influencia de las memorias narrativas construidas y transmitidas públicamente. La construcción social de la memoria en Argentina ha estado dominada por la interpretación del Nunca Más -que dejó en evidencia los rasgos del terrorismo de Estado pero que, como contrapartida, no ha discutido en profundidad las causas de la dictadura. Este contexto social de construcción de la memoria -con sus luchas y sus narrativas, con lo decible y escuchable socialmente- ciertamente juega un papel fundamental en las selecciones docentes presentadas. Pero no es lo único.

           El espacio escolar y las instancias que habilita para esta transmisión (clases alusivas, actos, jornadas, discursos, asignaturas); las instituciones específicas que gestionan de diferente modo el tratamiento de la historia reciente; y las miradas que tiene el docente del pasado, de su oficio y de sus alumnos son elementos fundamentales para entender los recortes y ponderaciones que realizan los profesores.

Incluyo algunos ejemplos concretos en los cuales estos elementos se ponen en evidencia: Un docente que trabaja en una escuela que omite las conmemoraciones de la historia reciente y tolera su tratamiento en la aulas; por su voluntad trabaja estas cuestiones en el estrecho espacio de una efeméride en el aula, por ejemplo, el 24 de marzo; y que lo hace no sólo con determinadas lecturas pedagógicas e historiográficas sino también con su mirada política, su memoria y su experiencia sobre el pasado reciente. Así, en la concurrencia de estos condicionantes contextuales y personales, se vuelve inteligible la transmisión de la historia reciente. Recién entonces puede leerse de un modo más integral que Lorena reconstruya el tratamiento de la historia argentina reciente señalando que se basa en la definición e implicancia de un golpe de Estado, en la explicación del terrorismo Estado, en los aspectos "básicos" de la dictadura que cree que sus alumnos deben conocer. Se registra, en este caso, un deber de memoria, un imperativo de transmitir qué sucedió, pero también rastros de otros condicionantes que exceden a la memoria social y que se relacionan con la cultura escolar, la institución en particular y también el modo de entender el contexto áulico y los actores que allí se encuentran: sus estudiantes.

Otro profesor, Fernando -docente de en una escuela estatal donde la dictadura es conocida por los alumnos y su enseñanza y conmemoración son trabajadas en una atmósfera institucional favorable- menciona su ponderación de la dimensión económica. A este profesor le interesa discutir los "modelos de país" a lo largo del siglo XX porque es parte de su "modo de entender la historia argentina" y porque, en ese marco, cree que puede dimensionarse e interpretarse, por ejemplo, la última dictadura.

Tampoco me parece casual que Nicolás, nacido en San Martín -polo industrial textil en el pasado- y hoy profesor en una escuela situada en una fábrica recuperada, piense que el tratamiento de la historia reciente deba darse bajo el imperativo de ver qué herencia económica de la dictadura puede reconocerse en la actualidad, sobre todo en relación con la desindustrialización.

En síntesis, el tratamiento de la dictadura a partir de contenidos sobre terrorismo de Estado y sobre la política económica responde tanto a las narrativas de la memoria en circulación y los principales aspectos abordados y estudiados académicamente como a los condicionantes personales, las tradiciones escolares y los contextos institucionales y áulicos.

También en las selecciones temáticas pueden advertirse elementos de la cultura escolar y su gramática y cuestiones propias de la historia como disciplina escolar, por ejemplo, cuando en el tratamiento de la historia reciente aparecen ponderados los principios políticos (dictadura/ democracia, golpe de Estado, etc.).

Como dije, durante cien años la enseñanza de la historia fijó sus contenidos y objetivos alejados de la conflictiva realidad del siglo XX argentino. En su lugar, los principios políticos abstractos, separados y negados en su historicidad, se presentaron como contenidos a enseñar y aprender (Finocchio, 1999; Romero, 2004). En este sentido, la educación "cívica", en sus múltiples acepciones, albergó el tratamiento de la democracia, las formas de gobierno, la constitución nacional, los derechos y deberes sin entramar estas cuestiones a los procesos políticos y sociales que le dieron vida. Así, en el espacio conformado por la pervivencia de estas tradiciones disciplinares, los formatos escolares que se habilitan para el tratamiento de la historia reciente y las tensiones que provocan su carácter controversial y polémico puede entenderse que el trabajo con principios políticos sea una de las tácticas preferidas. Entiendo que es por esto que aparecen temas claves, de carácter "paradigmático", que admiten pocas discusiones (y que, por cierto, también responden a ciertos consensos de las narrativas de la memoria amarrados en la investigación de la Conadep, la publicación del Nunca Más y el Juicio a las Juntas). Así puede entenderse que una profesora de nivel medio señale que a los alumnos se les proponga realizar una serie de afiches con el significado de los conceptos de dictadura y democracia. También puede interpretarse que otra docente mencione que lo importante sea trabajar en torno a qué es un golpe de Estado, qué diferencia hay con un gobierno legítimo, etc.

En fin, los testimonios aquí sintetizados me resultan significativos puesto que no encuentro en ellos certezas didácticas, sino preguntas que se hacen los profesores y las respuestas que dan para enseñar la historia reciente. Encuentro saberes y prácticas contingentes, oportunas y situadas. Son prácticas que, por cierto, están atravesadas por variables escolares y también por narrativas sociales, pero que, sobre todo, se constituyen como producciones que responden a lo que ellos creen que deben y pueden enseñar, aquello que es necesario que los jóvenes entiendan, aquello que es posible en las escuelas. Así, estas prácticas me muestran que no son reproducciones de algo que ocurre fuera de los espacios escolares, sino algo que se produce dentro de éstos. Dicho en otras palabras, más allá de la racionalidad de las teorías pedagógicas, de los saberes académicos y los diseños curriculares hay un saber práctico, oportuno y contingente de los profesores, lo que equivale a decir que los docentes no son meros reproductores-mediadores del conocimiento tal como plantea Chevallard.

A modo de cierre

 Para finalizar quiero señalar que mi opción de revisar el concepto de transposición didáctica y reflexionar sobre los saberes y prácticas docentes se basa en la pretensión de acceder a las realizaciones concretas del oficio docente, de poner de relieve el papel de los enseñantes en la construcción del currículo en función del estudio de la cultura "empírico-práctica" que se elabora en el ejercicio de su oficio. Como dije en la introducción, el objetivo de este trabajo ha sido plantear otros acercamientos a aquello que se enseña en las aulas considerando la construcción socio-histórica del currículo escolar así como los haceres docentes en tanto prácticas de significación activas. Creo que esta opción debería acortar la distancia entre la investigación y la enseñanza a partir de la reflexión compartida sobre el acto de enseñar. El Taller de reflexión sobre América latina -que nos ha convocado estos días- ha tenido esta misma aspiración. Ojalá sigamos pensando en esta perspectiva posible y necesaria.

Bibliografía
Bernstein, Basil (2001) La estructura del discurso pedagógico. Clases, códigos y control. Madrid, Morata.
Bertoni, Lilia Ana (2001) Patriotas, cosmopolitas y nacionalistas. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
Braslavsky, Cecilia (1993) "Una función para la escuela: formar sujetos activos en la construcción de su identidad y de la identidad nacional", en Filmus, Daniel (comp.) Para qué sirve la escuela. Buenos Aires, Norma.
Chervel, A. (1991) "Historia de las disciplinas escolares: reflexiones sobre un campo de investigación", Revista de educación, 295, pp. 59-111.
Chevallard, Yves (1997 [1991]) La transposición didáctica. Del saber sabio al saber enseñado. Buenos Aires, Aique.
Crenzel, Emilio (2008) La historia política del Nunca Más. La memoria de las desapariciones en la Argentina. Buenos Aires, Siglo XXI.
De Amézola, Gonzalo (1999) Problemas y dilemas de la enseñanza de la historia reciente, Entrepasados, 17, pp. 137-162.
Finocchio, Silvia (1999) "Cambios en la enseñanza de la historia: la transformación argentina". En Revista Iber, Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia, n° 22, pág. 17-30
________ (2003) "Apariencia escolar". En Dussel, I. & Finocchio, S. (comps.) Enseñar Hoy. Una introducción a la educación en tiempos de crisis. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, pp 81-87.
________ (2007) "Entradas educativas en los lugares de la memoria". En Franco, Marina y Levín, Florencia (comps.) Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción. Buenos Aires, Paidós.
Franco, Marina (2008) Exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura. Buenos Aires, Siglo XXI.
González, M. Paula (2007) "L'histoire récente comme contenu scolaire en Argentine ", Le Cartable de Clio. Revue romande et tessinoise sur les didactiques de l'histoire, 7, Laussane (Suiza): Loisirs et Pédagogie, pp. 220-231.
________ (2008) Los profesores y la historia argentina reciente. Saberes y prácticas de docentes de secundaria de Buenos Aires. Tesis doctoral inédita. Universidad Autónoma de Barcelona, 2008.
Goodson, Ivor (1991) "La construcción social del currículum. Posibilidades y ámbitos de investigación de la Historia del currículum" En Revista de Educación, 295, Madrid: MEC, pp. 7-37.
Hasni, Abdelkrim (2000) "Penser les disciplines de formation à l'enseignement primaire c'est d'abord penser les disciplines scolaires", Revue Education et francophonie, Volume XXVIII, n° 2.
Julia, Dominique (2001) "A cultura escolar como objeto histórico", Revista Brasilera de História da Educação, n°1, pp. 9-43.
Lvovich, Daniel y Bisquert, Jacqueline (2008) La cambiante memoria de la dictadura. Discursos públicos, movimientos sociales y legitimidad democrática. Los Polvorines: UNGS y Biblioteca Nacional.
Pittaluga, Roberto (2007) "Miradas sobre el pasado reciente argentino", en Franco, Marina y Levín, Florencia (comps.). Historia reciente. Perspectivas y desafíos para un campo en construcción. Buenos Aires, Paidós, pp. 125-152.
Romero, Luis Alberto (coord.) (2004) La Argentina en la escuela. La idea de nación en los textos escolares. Buenos Aires, Siglo XXI.
Viñao, Antonio (2002) Sistemas educativos, culturas escolares y reformas: continuidades y cambios. Madrid, Morata.

Notas
1.- Basil Bernstein (2001) también lo señaló -aunque en otros términos- cuando habló de descontextualización y recontextualización en el proceso de construcción del mensaje pedagógico.
2.- A este ejemplo podríamos agregar, en el caso argentino, "Construcción de la ciudadanía" o "Derechos humanos y ciudadanía" presentes en los diseños curriculares de la provincia de Buenos Aires post- reforma educativa de los '90.
3.- Tal posición la fundamenta en el estudio de la historia de la gramática escolar en Francia mediante la cual demuestra que las reglas gramaticales fueron construidas desde la lógica escolar (puesto que precisaba enseñar a todos los franceses a escribir correctamente) y que, posteriormente, la gramática -como ámbito académico- absorbió e integró los principios establecidos por la escuela. Con este ejemplo, Chervel invierte los términos de constitución de saberes al señalar que el movimiento de producción de conocimiento se inicia en la escuela y no llega desde fuera como plantea Chevallard.
4.- La posición de Chervel ha sido objeto de diversos análisis. En algunos casos, se afirma que el caso de la gramática francesa estudiada por el autor no es un modelo aplicable al resto de las disciplinas escolares. Es el caso de Hasni (2000) quien afirma que los diferentes polos de construcción curricular no son excluyentes. El polo sociológico de Goodson, el polo histórico de Chervel y el polo epistemológico de Chevallard pueden converger en un modo integrado de comprender la conformación de las disciplinas escolares a lo largo del tiempo.
5.- Por historia argentina reciente me refiero puntualmente a las décadas del '70 y '80, vale decir, los años de mayor violencia política y terrorismo estatal que alcanzan su punto culminante con la última dictadura (1976-1983). Tanto el nombre elegido para aludir al ámbito historiográfico como el período temporal seleccionado han sido opciones que no responden a una definición cronológica / temática inequívoca. Antes bien, se trata de un recorte en la construcción de un objeto de estudio para poner atención en un contenido novedoso y problemático en el currículo escolar.
6.- Tal situación se plasmó de manera directa en los diseños curriculares de la Provincia de Buenos Aires, mientras que para el caso de la Ciudad de Buenos Aires -jurisdicción que no aplicó en tu totalidad la Ley Federal- la historia reciente llegó a través de las propuestas editoriales, los calendarios de conmemoraciones, las propias prácticas docentes (Gonzalez, 2008) y la inclusión del informe Nunca Más como libro de referencia y consulta en las escuelas (Crenzel, 2008).
7.- Los exiliados, si bien formaban parte de las víctimas de la represión militar y la violencia política, no aparecieron en el discurso público ni en los textos que abordaban la historia reciente hasta fines de los años '90. Hasta ese momento, la figura trágica excluyente era la de los desaparecidos (Franco, 2008). Por ejemplo, el diseño de historia para nivel Polimodal de Provincia de Buenos Aires incorporó, recién en la modificación de 2005, el concepto de exilio entre los contenidos dedicados a la última dictadura militar.
8.- Esta categorización es puramente analítica y en ocasiones se observan superposiciones.

María Paula González, "Saberes académicos y saberes escolares: para una revisión del concepto de 'transposición didáctica' desde la enseñanza de la historia"

¿Cómo citar a este artículo?

González, María Paula, "Saberes académicos y saberes escolares: para una revisión del concepto de 'transposición didáctica' desde la enseñanza de la historia", en Bohoslavsky, Ernesto, Geoghegan, Emilce y González, María Paula (coords.), Los desafíos de investigar, enseñar y divulgar sobre América latina. Actas del taller de reflexión TRAMA. Los Polvorines, Universidad Nacional de General Sarmiento, 2011.

María Paula González es graduada en historia por la Universidad de Buenos Aires y doctora por la Universidad Autónoma de Barcelona en el programa de Didáctica de las Ciencias Sociales. Actualmente se desempeña como investigadora-docente adjunta en el área "Historia, problemas del campo disciplinar y su enseñanza" de la Universidad Nacional de General Sarmiento y como Investigadora asistente en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas con una investigación sobre saberes y prácticas en la enseñanza de la historia. E-mail: gonzalezamorena@gmail.com