Instituto de Ciencias

ici

Novedades ICI

Instituto de Ciencias

ici

Novedades ICI

Novedades ICI

Jueves 15 de abril de 2021

Coronavirus: “Centrar la prevención en conductas individuales es poco efectivo”

Frente a las últimas medidas de cuidado establecidas por el gobierno nacional para frenar el creciente número de contagios por coronavirus, la socióloga Carla del Cueto, investigadora docente de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) plantea que este tipo de políticas, dirigidas al conjunto de la sociedad, generan resultados más auspiciosos que aquellas que recaen sobre las conductas individuales.

“Durante varios años estudié las leyes de tránsito y las políticas de seguridad vial, y llegué a la conclusión de que las medidas más efectivas son las que operan sobre el sistema”, sostiene la investigadora, y como  referencia ejemplifica: “una autovía es más segura que una ruta de doble mano. ¿Por qué? Porque pone en suspenso el cálculo individual en algunas maniobras de riesgo”.

Coautora de “Ni solidarios, ni egoístas. Moralidades prácticas durante la pandemia”, (en Prácticas de Oficio, 2020), del Cueto señala que las políticas que se sustentan en la responsabilidad individual (‘si manejás no tomes alcohol, no uses el celular, etc.’) son menos efectivas para la seguridad vial y la prevención de siniestros. “Las personas libradas a sus decisiones tratan de evitar los choques, pero también cometen errores, se rebelan, se olvidan, se distraen, se ponen en riesgo. Por eso –enfatiza- centrar la prevención sobre todo en las conductas individuales es poco efectivo”.

Por otro lado, la socióloga asegura que la apelación a la responsabilidad individual para la implementación de políticas se lleva adelante sobre todo en gobiernos de corte neoliberal, que por lo general desmantelan las políticas de protección: “Si lo que previene los contagios de la segunda ola es la disminución de la circulación de personas, parece poco efectivo decirle a la gente que se cuide… ya se está cuidando desde hace más de un año”.

En ese sentido y vinculado con la suspensión de clases presenciales por dos semanas, del Cueto acuerda con que obligar a salir a la calle a gran parte de la población para llevar niñas y niños a la escuela resultaba contradictorio con el objetivo de reducir la circulación de personas para evitar contagios. “La insistencia de ciertos sectores de mantener las escuelas abiertas tampoco parece garantizar la presencialidad con burbujas que se cierran todo el tiempo, ya que para quienes viven más lejos de las escuelas y no tienen medios propios para trasladarse, recurrir al transporte público supone mayor riesgo de contagio”.

Imagen: Diario de encierro, de Andrea Fasani (2020)

Suscripción al newsletter
Seguinos en