FmLaUni

FmLaUni

FmLaUni

Martes 18 de mayo de 2021

Crónicas del Territorio | "Soy Luana Marian, mujer trans"

Marian López Reta es activista trans de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Zona Norte y columnista de FM La Uni. En Euforia feminista*, compartió, parte de su vida, su militancia y su sentir.

 

Quién soy

Soy Luana Marian, mujer trans de 55 años, actualmente en pareja.

Con mi marido Matias , hace casi 9 años que estamos juntos. Antes de eso yo tuve otra vida, donde no era yo misma, era un personaje que tuve que inventar,  que decidí inventar a principio de mi adolescencia. En esa vida yo estuve casada con una mujer, tuvimos 2 hijos que tienen 23 y 20.

Hace poco más de 10 años, me divorcié y a partir de ahí empezó a cambiar mi vida porque empecé a recordar cosas de mi infancia: sensaciones, sentimientos, identificaciones, cosas q estaban sepultadas en el inconsciente.

Niñez y adolescencia

Yo con 4 años ya sabía quien era, yo me ponía la ropa de mi mamá , me paraba frente al espejo, me ponía los tacos que eran como montañas. Por ahí tenia suerte y mi vieja se había olvidado algún maquillaje en el botiquín. Yo me veía en el espejo y volaba porque eso era yo, lo que mi vieja era cuando se arreglaba a la mañana par ir a trabajar o cuando se iba a una fiesta con mi viejo. Lo mismo mi hermana, que 7 años mayor, siempre estaba más arreglada y yo soñaba eso. Pero era fines del 69/70, imaginen la época, así que con un poquito de violencia familiar me "convencieron" de que yo no era una nena, a cinturonazos en las piernas.

Así que cuando llego a la adolescencia y con 12 años, me habían mandado a a un colegio de varones.  A los 12 cuando empiezo 1er año del secundario me doy cuenta que a mi me gustaban mis compañeros de colegio. Así que curiosamente, ante situaciones varias entendí que no me iban a dejar ser yo. Entonces tenía que inventar un personaje. Inventé un varón hetero cis, que cumpliera todos los mandatos y que tuviera novia y después tuviera un trabajo y se casara y tuviera una familia, la casita, el auto. Cumpliera con todo lo que se suponía que tenía que ser.

"Al agua que baja desde la montaña se la puede aguantar por un tiempo pero en algún momento rompe y se lleva todo puesto"

En algún momento sucedió, lo primero que afloró fue aquello de la atracción que yo sentía, a partir de ahí vino el divorcio. Pero siempre me faltaba algo, desde la identificación.  Y me llevó un tiempito poner las ideas en claro, algunas cuestiones en orden. También hay mucho de rechazo y trans odio mismo dentro del colectivo gay . Entonces me costaba. Hasta que conocí a mi marido actual, al mes le empecé a tirar pistas como para  que él se fuera dando cuenta y un día se lo dije abiertamente:

- Mirá, yo no me identifico como varón .

Y entonces me dijo:

- Bueno, desde hoy vas a ser mi reina.

Imagínense cuanto lloré, yo que lloro fácil. Desde ese momento como que empezó un trabajo mío, de construcción, de permitirme ciertas cosas, de empezar a entenderme, a aceptarme. Hasta que después que falleció mi vieja, me llevó un par de añitos . Y un día le dije a mi marido:

- Ya estoy lista!

La mejor decisión: ser feliz 

Y de ahí en más, acá estoy. Decir: "la mejor decisión de mi vida", es poco. Porque desde ese momento, primero que empecé a ser yo, dejé salir a la persona que siempre estuvo. Maté al personaje y a la distancia veo que ese personaje no estaba bueno, no era buena persona. No tenía un montón de cosas que hoy yo siento y hago, desde la militancia, desde el territorio, me considero muy empática.  Y todas esas cosas, esos valores, ese otro personaje no los tenía.

Por otro lado, entendí, finalmente, en qué consiste ser feliz. Yo puedo haber tenido durante toda esa vida algún chispazo de momentos felices pero sentirme feliz nunca lo sentí y ahora, después de esto como que cambió todo. Me cambió la percepción del mundo, de las personas. Cambió la forma de relacionarme, la intensidad, la profundidad em la relaciones. No solamente con mi pareja, mis hijos, con el resto del mundo.

Mi vida es otra, totalmente distinta.

No es que cambió, son dos cosas totalmente distintas. Incomparables.

Ahora me permito sentir.

Cuando todo empieza

Una tiene un montón de miedos. Yo me acuerdo la primera vez que fui a la psicóloga y temblorosa le digo:

- Yo no sé si me identifico plenamente como mujer, sé que no me identifico como varón.

Estuvimos más de una hora hablando y cuando salgo agarró el teléfono y les mando al grupo de whatsapp de mis amigas:

-Chicas, soy mujer, no quedan dudas.

Lo peor y lo mejor. Lo más duro y lo más lindo

Muchas veces esos miedos que uno tiene son como esos fantasmas que a veces se corporizan un poco. El tema de la discriminación, de enfrentar a todo el mundo que te conoce de antes y cómo te va a tratar, te van a acotar, te van a rechazar, te van a linchar en la plaza.

Yo creo que lo más duro fue sentir el rechazo de gente cercana, que yo creía que me quería y que no iba a tener problema con mi identidad y que me defraudó. Amigos e incluso familia que me negaron. Es creo que fue lo más duro.

¿Lo más lindo? Son tantas cosas. Lo más reciente, fue cispassing. Y paso a explicar: el cispassing es cuando una persona que no nos conoce nos identifica como personas cis; que a mi me ven como mujer cis (con el género asignado al nacer).

Para muchas chicas que militan la identidad travesti sobre la trans el tema del cispassing está mal visto. Yo no reniego de lo que soy, yo tengo esta voz de técnico del ascenso, que desayuna con un whisky y tres puchos, qué voy a hacer, me tocó.

Esto del cispassing el otro día me pasó y yo ya estaba allá en la estratósfera, feliz de la vida. Porque aparte fue en una consulta médica. La médica me pregunta:

-¿Estás tomando algún medicamento?

Y yo le digo:  - Estoy en terapia de reemplazo hormonal.

Entonces me mira y me dice: - ¿Por qué?

Me bajo el barbijo y le digo: - ¡Porque soy trans!

Y me dice: - Ah, no me di cuenta, pensé que tenías la voz gruesa por fumar.

Yo estaba allá arriba. Idola total.

 

Si querés escuchar la nota completa, sintonizá este viernes a las 16 hs:  Euforia Feminista. Podés sintonizar la radio en FM 91.7 o escucharla a través de www.fmlauni.com.ar y encontrar todas las notas emitidas en  Radiocut.

 

* El ciclo “Euforia Feminista”,  producción de FM La Uni, se emite los viernes de 16 a 17 hs. 

Suscripción al newsletter
Seguinos en