Instituto de Industria

idei

Novedades IDEI

Instituto de Industria

idei

Novedades IDEI

Novedades IDEI

Miércoles 18 de diciembre de 2019

Cuidar-Tech, una posible solución tecnológica para intervenir en casos de violencia doméstica contra las mujeres

Un equipo multidisciplinario del IDEI nos cuenta los avances de este proyecto enfocado en las restricciones perimetrales.

Cuidar-tech es un proyecto que nace en el marco del Fondo Estímulo 2018 de la UNGS. El proyecto se propone contribuir a pensar protocolos de intervención para casos de violencia doméstica contra las mujeres. Se trata de pensar soluciones tecnológicas para acompañar todo el proceso de intervención, con un fuerte foco en el accionar de las oficinas y dependencias de género en el nivel municipal. En la práctica, queremos contribuir a disminuir el ejercicio de la violencia contra las mujeres. Para ello, nos propusimos identificar la red de actores relevantes que permita delimitar el problema y avanzar en el diseño de herramientas tecnológicas que contribuyan al monitoreo de órdenes perimetrales (prohibición de acercamiento o interacción) y de alerta temprana para las víctimas. Estos objetivos implican que el recorte de la problemática a estudiar está enfocado en los acontecimientos en torno a la emisión de una restricción perimetral, con énfasis en el proceso vinculado a la realización de la denuncia y dispositivos de implementación de la restricción. Nuestra zona geográfica de acción es, desde luego, los municipios periféricos a la UNGS.

Para abordar una problemática por demás compleja, conformamos un equipo de trabajo multidisciplinar: Diana Suárez y Florencia Fiorentin son economistas, dedicadas al estudio de los sistemas complejos así como también las cuestiones de género y ciencia. Marisa Fournier es la especialista en la temática de género, aportando además la visión desde la sociología. Oscar Ramírez es ingeniero, especializado en desarrollo de productos. También forman parte del proyecto Alexis Tcach y Javier Martínez-Viademonte, informáticos, especializados en la gestión de datos, y redes ad-hoc. El proyecto nos ha permitido incorporar además dos becarias, quienes con su formación también específica, se destacan por su militancia en las cuestiones de género. Florencia Maldonado es estudiante de Administración y Sabrina Saczkowski de Informática.

El proyecto se inició formalmente en marzo de 2019 y durante los primeros seis meses de ejecución (la mitad del proyecto original), las actividades estuvieron concentradas en la identificación de los actores clave, la búsqueda de información y prácticas en la Argentina y el mundo, y la realización de entrevistas a informantes clave. La realización de entrevistas siguió la típica metodología de entrevistas semiestructuradas, a partir de la definición de ejes de análisis. A la fecha, hemos relevado todos los municipios del entorno de la UNGS y estamos en proceso de análisis de la información recogida. En particular, nos entrevistamos con las responsables de género de San Miguel, Moreno, Malvinas Argentinas, San Isidro e Ituzaingó, también con personal de la comisaría de la mujer y referentes políticas para las cuestiones de género, anteriormente vinculadas a la gestión pública en el municipio de Morón. Realizamos reuniones con fiscales y juezas del fuero de familia. No hemos podido interactuar con las oficinas provinciales ni con organizaciones sociales, ante la dificultad de concertar entrevistas.

Con la salvedad de que esta información se encuentra aún en proceso de análisis, vale mencionar algunas conclusiones preliminares.

Sobre la problemática. Aunque la violencia contra las mujeres es un tema sumamente relevante para la agenda política y social, la violencia doméstica y en particular las situaciones que dan lugar a restricciones perimetrales, no encuentran su correlato en la asignación presupuestaria necesaria abordar el tema. En este sentido, el proyecto adicionó un nuevo objetivo, tal es el de concientización y difusión de la problemática junto con la vinculación de actores de la política pública, la sociedad civil y productores de tecnología. De hecho, es así que optamos por las redes sociales y la redefinición del nombre del proyecto para dar a conocer lo que estamos haciendo, como una forma de presentar el tema más allá de quienes presentan un interés explícito.
Sobre el mapa de actores. El mapa que conforma la red de actores que interviene ante una situación de crisis de violencia doméstica contra las mujeres está constituido por al menos 5 instituciones de orden judicial, legislativo y ejecutivo. En primer lugar se encuentra la comisaría de la mujer, que junto con la fiscalía es el único lugar donde es posible radicar una denuncia de esta naturaleza. Intervienen además el juzgado de familia y/o el fuero penal, dependiendo el tipo de delito. De hecho, algunos casos de violencia contra las mujeres, aunque se reconocen como delito en la Ley 26.485 sancionada en 2009, no son reconocidos como tal durante el proceso. Intervienen además la fiscalía, los centros de salud dependiendo de la gravedad de la violencia y desde luego, las direcciones de género del municipio donde se encuentra la damnificada, que tiene a su cargo -por ley- la tarea de acompañarla durante la denuncia y realizar el seguimiento con posterioridad al hecho.

Sobre el protocolo de intervención. Aunque existe la ley provincial 12.569 y modificatorias que detallan la secuencia de acciones a realizar ante un caso de violencia contra las mujeres, que en la práctica se manifiesta en un extenso circuito administrativo al que son sometidas las mujeres, no se verifican protocolos claros y unificados. No existe un registro unificado de casos. Dadas las demoras en la gestión de los expedientes, las mujeres son responsabilizadas de la entrega de notificaciones a las comisarías y dependencias municipales. No existen mecanismos de comunicación digitalizados y en tiempo real entre los actores clave, salvo algunas interacciones entre las comisarías y el juzgado. La falta de presupuesto implica además escasez de móviles para traslados, patrullaje y cualquier tipo de acompañamiento. Esto en la práctica implica un costo monetario y emocional para quienes son víctimas de violencia.

Sobre la tecnología. En la actualidad, la tecnología más difundida para la atención de casos de violencia contra las mujeres es el llamado “Botón Antipánico”. Este botón consiste en un artefacto o aplicación que da la señal de alarma a la central de monitoreo de los municipios, que se suponen cuentan con dispositivos de respuesta rápida. Las entrevistas nos permitieron constatar que: i. el botón implica que la mujer, víctima de una situación de violencia, en un contexto de vulneración de derechos, es cargada con la responsabilidad de accionar la alerta; ii. las instancias municipales y la policía en general no siempre cuentan con los móviles necesarios para dar respuesta a alerta en el tiempo necesario; iii. existen problemas tecnológicos tales como falta de señal. Y todo ello también aplica a los botones virtuales, que operan sobre aplicaciones para teléfonos celulares. Algunos pocos municipios han implementado las tobilleras electrónicas, pero los casos son tan reducidos que no es posible analizar su impacto. Sí hemos podido confirmar que no se ha generalizado su uso tal como se difundió por medios masivos.

Sobre las restricciones perimetrales. La restricción perimetral es una herramienta legal sumamente utilizada, que no requiere que se demuestre culpabilidad. Su emisión depende -en la mayoría de los casos- del testimonio de la mujer. No existen dispositivos tecnológicos que permitan el monitoreo de la restricción, recayendo sobre la mujer la responsabilidad de denunciar los casos de violación a la orden.

Ante el giro político en nuestro país se decidió posponer el resto de las entrevistas, así como otras actividades del proyecto. El objetivo es retomar a partir de marzo, en el marco de las nuevas gestiones. Mientras tanto, continuaremos analizando los resultados, de manera de presentar en un taller, con la red de actores, nuestros resultados preliminares y el camino por delante. Confiamos en que a partir de la nueva gestión, en particular en el nivel provincial, podamos avanzar de manera más específica y concreta en la propuesta de protocolos de intervención acompañados de dispositivos tecnológicos que contribuyan a disminuir la violencia doméstica contra las mujeres. Para todo el equipo de Cuidar-tech, esto es ciencia y acción e invitamos a quienes quieran a sumarse a la iniciativa.

FB: https://www.facebook.com/cuidartech/
IG: https://www.instagram.com/cuidar.tech/

Suscripción al newsletter
Seguinos en