Novedades

Novedades

Novedades

Viernes 8 de mayo de 2020

Editar en la cuarentena

En medio de la situación generada por la pandemia de COVID 19, el sello editorial de la UNGS ha desarrollado un conjunto de estrategias para seguir editando, interviniendo en los debates públicos, colaborando con las tareas pedagógicas que se desarrollan en la Universidad y respondiendo a las demandas de la política educativa nacional.

La emergencia sanitaria que atraviesan el país y el mundo entero ha implicado un conjunto de severas limitaciones para una enorme cantidad de actividades productivas y comerciales. Para la industria editorial (de cuyo fuerte deterioro a partir de 2015 vinimos dando cuenta de manera sistemática desde las páginas de Noticias UNGS), el golpe fue sin duda muy duro. Imprentas cerradas o trabajando a media máquina, librerías sin el espectáculo de los lectores revisando las mesas y las estanterías, escuelas y universidades funcionando de modo remoto: todo conspiró para determinar una significativa caída de los niveles de producción y de actividad. En ese contexto tan difícil, la editorial de la UNGS no ha detenido su marcha. El director de Ediciones UNGS, Darío Stukalsky, destaca el modo en que “todo el equipo se puso al hombro la editorial: todos y todas están empujando para que las cosas salgan, para innovar en la adversidad, para inventar cosas nuevas trabajando –como estamos obligados a hacerlo todos– desde sus casas”.

Poco antes del inicio de la cuarentena, en el número 92 de Noticias UNGS, en marzo de este año, habíamos dado cuenta de la aparición de seis títulos de libros y de un número de la revista de economía política Márgenes aparecidos a fin del año anterior: pueden revisarse las reseñas de estas siete publicaciones en la versión digital de la revista, en esta misma página. A esos títulos hay que agregar, aparecidos todos entre fines de 2019 y comienzos de 2020, otros tres libros editados en formato digital, y ya accesibles, por lo tanto, a los lectores: se trata de los volúmenes colectivos Más allá de la supervivencia. Experiencias de economía social y solidaria en América Latina, organizado por Erika Liritz y Ruth Muñoz (colección “Lecturas de Economía Social”), El desafío de la interdisciplinariedad en la investigación. La ciencia y el tiempo, de Tamara Botazzi y otrxs (colección “Humanidades”), y Mapa de la formación universitaria en administración pública en la Argentina, dirigido por Sergio Agoff (colección “Educación”).

Desde que comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio y se suspendieron las actividades presenciales en la universidad, aparecieron varios títulos más: Políticas públicas, tradiciones políticas y sociabilidades entre 1960 y 1980, de Daniel Lvovich (colección “Humanidades”), Jóvenes, católicos, contestatarios, de Virginia Dominella (colección “Entre los Libros de la Buena Memoria”), Economía y Hegemonía, de José Luis Coraggio y Pablo Míguez (serie “Democracias en Revolución & Revoluciones en Democracia”), Elementos básicos para el procesamiento, el análisis y la interpretación de la información estadística en salud, de Ana Airovich (colección “Cuadernos de Trabajo”), Espectros dependentistas, de Diego Giller (colección “Política, políticas y sociedad”), Memorias en pantalla, de Claudia Feld, Juan Pablo Cremonte y Pablo Gullino (serie “Medios y política”) y Serafina Dávalos, de Rocco Carbone (colección “Pensadores y pensadoras de América Latina”).

Estos libros no han podido ser editados todavía en papel: habrá que esperar para ello a la vuelta a la normalidad en el funcionamiento de las imprentas, distribuidoras y librerías. Pero mientras tanto todos ellos están disponibles como publicaciones electrónicas (E-pub) y pueden adquirirse a través de dos portales internacionales de distribución de libros digitales: “Bajalibros”, para las compras en la Argentina, y “Unebook”, de la Asociación de Editoriales de Universidades Españolas, para el resto del mundo. Pero no solo estos títulos más recientes están disponibles de este modo: hay hoy más de un centenar de libros de Ediciones UNGS que pueden conseguirse y comprarse por este medio, y recibirse como archivos que pueden ser leídos en distintos dispositivos. “Estamos profundizando una estrategia de conversión de todo nuestro catálogo a formatos digitales”, explica Stukalsky, y agrega: “Por ahora estamos funcionando con esas dos plataformas, pero pronto tendremos una parte importante del catálogo en versión digital para ser adquiridos en el propio portal de Ediciones UNGS”. En esa página web de la Editorial es posible también, desde hace tiempo, comprar a través del “carrito de compras” y recibir los libros a domicilio, por correo. “Desde que se retiró, hace pocos días, la restricción a esta actividad, que habíamos debido suspender en el inicio de la cuarentena, hemos retomado esta forma de llegar a los lectores, así como la venta de libros a través de “Mercado Libre”.

Pero más que en el mercado, las preocupaciones de la editorial de la UNGS estuvieron centradas en este último tiempo en los modos de atender una cantidad de demandas asociadas a las exigencias pedagógicas que impone la educación remota y a las necesidades de la política educativa en el contexto de la pandemia. En ese sentido, debe destacarse la decisión de Ediciones UNGS de liberar una gran cantidad de contenidos de su catálogo orientados a diferentes niveles educativos y a la formación docente, que hoy pueden leerse como archivos PDF de los libros oportunamente editados con un simple click en la página web de la Universidad. Están en esta situación casi todos los títulos de las colecciones “Textos básicos”, ampliamente utilizada por los estudiantes de los cursos más numerosos de la UNGS (https://www.ungs.edu.ar/coleccion-libro/textos-basicos) y “Traducciones literarias argentinas”, que ofrece versiones en nuestro castellano actual de algunos textos clásicos de la literatura universal (https://www.ungs.edu.ar/coleccion-libro/traducciones-literarias-argentinas), así como la ya mencionada colección “Entre los Libros de la Buena Memoria”, concebida desde siempre como de acceso libre (https://www.ungs.edu.ar/coleccion-libro/entre-los-libros-de-la-buena-memoria) y la también ya mencionada última entrega de los “Cuadernos de trabajo” sobre el muy actual tema del análisis de la información estadística en salud (https://www.ungs.edu.ar/coleccion-libro/cuadernos-de-trabajo).

También vale la pena mencionar que la editorial de la Universidad pudo acompañar un convenio celebrado entre el Ministerio de Educación de la Nación y el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) para la liberación de contenidos destinados a la educación, poniendo a disposición del Ministerio un centenar de títulos. El CIN había solicitado a las editoriales universitarias, en el marco de ese convenio, un relevamiento de todos los materiales (tanto impresos como en soporte digital) que pudieran realizar un aporte a la tarea que desarrolla el Programa “Seguimos Educando”, del Ministerio, en pos de facilitar la continuidad de los trayectos educativos de los niveles inicial, primario y medio en todo el país. El Programa, ahora, llevará adelante una selección de los materiales que se le han ofrecido, y pondrá los que seleccione a disposición de estudiantes y de docentes en el portal del Ministerio. Entre el centenar de títulos ofrecidos por Ediciones UNGS se cuentan muchos libros de la colección “Educación”, de la serie “Fuentes comentadas de historia y filosofía”, de la ya mencionada colección “Traducciones Literarias Argentinas”, de la colección “Contratiempos” y de la serie dedicada a la problemática de género de la colección “Intervenciones”, entre muchos otros.

Desde hace años, la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) realiza dos veces por año compras de libros a las editoriales nacionales: hay una compra “descentralizada” que hacen los propios responsables de las bibliotecas, con fondos especialmente asignados para ello, en el la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILBA), y una compra “centralizada” que hace la propia Comisión en base a propuestas elevadas por las editoriales, para distribuir entre las bibliotecas populares del país. En ambos casos, los libros se compran al 50% de su precio de venta al público. Entre 2015 y 2019 el gobierno nacional suspendió las compras centralizadas: durante cuatro años, la CONABIP no compró un solo libro. En cambio, siguió financiando, con un presupuesto muy acotado, las compras que se hacían en la Feria. Este año, la suspensión (o al menos el aplazamiento) de este evento impidió la realización presencial de estas compras. Para minimizar ese impacto negativo, la CONABIP hizo dos cosas: duplicó el monto que se venía asignando a las bibliotecas populares para realizarlas y creó el “Programa Libro% 2020 a distancia”, pidiendo a las editoriales que indiquen los libros que ponen a la venta y permitiendo que los bibliotecarios los adquieran de modo remoto. La UNGS, por supuesto, está participando activamente en esta oferta.

También está participando en la Feria del Libro Feminista, que por supuesto se llevará a cabo de manera virtual. Preguntada por tres títulos a destacar en ese contexto, la Editorial de la Universidad indicó sus ya casi clásicos Yo nena, yo princesa y Mariposas libres, ambos de Gabriela Mansilla, y el más reciente Legalización del aborto en la Argentina, compilación a cargo de Mario Pecheni y Marisa Herrera que había recibido comentario en el último número de Noticias UNGS, aparecido a inicios del corriente año lectivo. Toda esta actividad, destaca Stukalsky, fue posible gracias a la buena disposición de todos los actores concernidos, que no solo son los que trabajan en la propia editorial, sino también los que lo hacen en otras áreas decisivas de la Universidad. El director de Ediciones UNGS destaca entre ellas la de sistemas, “que implementó una cantidad de instrumentos que permitieron la disponibilidad de archivos y la comunicación entre los trabajadores de las distintas etapas del proceso editorial”, y la de administración, “que permitió que se siguiera y que se siga dando trabajo y pagando a muchos proveedores de la librería y de la editorial”.

En la crítica situación que atraviesan la vida cultural, el sistema educativo y la actividad universitaria, parece más necesario que nunca, señala Stukalsky, “trabajar con otros actores de la edición universitaria en la elaboración de foros de discusión y de intercambio de experiencias para imaginar las estrategias colectivas que sea necesario impulsar en esta coyuntura. Por un lado, se vienen desarrollando distintos encuentros entre miembros de la Red de Editoriales de las Universidades Nacionales (REUN) de nuestro país, en la que la UNGS viene teniendo un fuerte protagonismo (http://revistatelar.ct.unt.edu.ar/index.php/revistatelar/article/view/448/423). Por otro, el propio Stukalsky fue invitado a participar, en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bototá, de un encuentro de editores universitarios organizado (de modo remoto, claro) por la Asociación de Editoriales Universitarias de América Latina y el Caribe y la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (https://www.facebook.com/519830798038839/videos/240462153826948/). Se trata, dice Stukalsky cerrando su diálogo con Noticias UNGS, de “seguir pensando entre todos y todas para capear esta situación y prepararnos para el futuro del mejor modo posible. Pero, sobre todo, de seguir interviniendo para mejorar el mundo en el que vivimos.”

* El artículo fue publicado en la revista Noticias UNGS, edición especial mayo de 2020.

Suscripción al newsletter
Seguinos en