Instituto de Industria

idei

Novedades IDEI

Instituto de Industria

idei

Novedades IDEI

Novedades IDEI

Jueves 2 de julio de 2020

El futuro del transporte después de la pandemia

Durante mucho tiempo se ha visto como una buena solución para la movilidad de las personas en las ciudades a los transportes masivos. Hasta hace poco tiempo se pensaba que esto sería una de las soluciones para disminuir la contaminación y facilitar el transito sobre todo en grandes urbes. Sin embargo, la pandemia nos condujo a un nuevo escenario. Debemos revaluar la movilidad y la sostenibilidad del transporte en los transportes públicos que hasta el momento nos obligaban a viajar amontonados en espacios reducidos, algo que es puesto como un peligro para la propagación de enfermedades. El automóvil de uso particular e individual se presentó como una alternativa más segura de transporte, pero esto plantea otra problemática compleja como las grandes congestiones, un uso poco eficiente de recursos y un mayor impacto ambiental.

Esto nos lleva entonces a pensar en alternativas. El desarrollo de nuevos esquemas en el diseño de transportes públicos, con mas espacio o con barreras de algún tipo que permitan el distanciamiento social. La adopción de estrictas normas como el uso obligatorio de tapabocas en este tipo de transporte, pero no como una medida pasajera sino como una costumbre tal como el uso de cinturones en los automóviles.

Estas soluciones que hacen al comportamiento de la gente son a veces difíciles de arraigar, pero aun mas difíciles y costosas son las soluciones técnicas que nos llevarían por ejemplo a compartimento de los lugares tanto en el transporte por ómnibus como en el ferrocarril.

Los transportes individuales para cortas distancias como el uso de bicicletas, monopatines eléctricos y otros medios similares podrían ser una manera de movilidad sobre todo para las nuevas generaciones. En la ciudad y a través del desarrollo de vehículos eléctricos de uso casi individual (una o dos personas) que puedan tomarse en cualquier lugar y dejarlos en otro, a través un simple pago mediante los sistemas de pago con celulares y códigos QR, sería una alternativa.

En cuanto a distancias mayores el transporte público seguirá siendo una necesidad, pero deben adaptarse a la nueva concepción de distribución de pasajeros, un fácil mantenimiento y limpieza, y a imponer normas estrictas a los pasajeros que los utilizan.

Otra de las alternativas que lograrían mejorar la movilidad reduciendo la misma, sería la de descentralizar las megalópolis, aunque esto llevara mucho más tiempo. Pero la pandemia nos ha puesto a pensar en esta necesidad. Negocios de cercanía y trabajos descentralizados, así como la adopción de parte del trabajo presencial por teletrabajo, mejoraran las condiciones para el futuro.

La necesidad de una sociedad sostenible ambientalmente e inclusiva va a requerir de una transformación tanto del transporte como del cambio en las estructuras económicas. El sistema de transporte ha sido y es una clave en el desarrollo económico de los países, por lo que es momento de pensar que el trasporte publico debe pensarse como una inversión estratégica donde deben ser utilizados todos los recursos del pensamiento creativo y las nuevas tecnologías que permitirán hacerlo más seguro y eficiente.

Por Daniel Zambrano

Suscripción al newsletter
Seguinos en