FmLaUni

Novedades FmLaUni

FmLaUni

Novedades FmLaUni

Novedades FmLaUni

Viernes 12 de junio de 2020

Entrevista a Luciana Ghiotto, investigadora espiada por la AFI

Hace varios días salió a la luz el espionaje ilegal realizado durante la gestión del gobierno de Mauricio Macri sobre académicos, dirigentes políticos y sindicales, periodistas y referentes sociales, entre los que se encuentran Luciana Ghiotto.

Ghiotto es investigadora del Conicet, se especializa en temas relacionados con la economía política a nivel internacional y participa en diversas organizaciones que investigan y promueven cambios en esta área.

- ¿Qué se sabe hasta el momento sobre el espionaje que sufriste?

- Los datos vinculados al expediente sobre mi persona están vinculados a las actividades en torno a la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Esa reunión fue en diciembre de 2017 y el expediente parece que se abrió en los meses previos, eso es lo que tenemos hasta ahora.

-¿Cómo fue el momento en el que te enteraste de que te habían estado espiando durante ese tiempo?

- Nosotros sabíamos que podía haber algo porque cuando fue la ministerial de 2017, se nos denegó el acceso diciendo que era porque podíamos intentar sabotear la reunión. Es una actividad habitual que organizaciones de la sociedad civil entren a hacer eventos en salas especialmente puestas para esto, que en este caso era el Centro Cultural Kirchner y ahí se puede tener diálogo con los negociadores. Nosotros, digo nosotros porque somos un grupo de personas de diferentes organizaciones tanto académicas como activistas u ONGS, habíamos intentado ingresar pero se nos había denegado. Pero en ese entonces no supimos más nada. Yo me entere viernes por una nota del diario Perfil de que había saltado este archivo a la luz pública a partir de la intervención de la AFI. En ese momento reviví el miedo y la sensación de vulnerabilidad de 2017, pero ahora ya no era sólo una especulación de que podía haber una carpeta con información personal, sino una certeza de que efectivamente ese material existía, se estaba haciendo público y que involucraba a compañeros de activismo y grupos de investigación en los que estoy involucrada.

-¿Por qué crees que te investigaron a vos? 

- A mí se me identificó como referente del espacio de la “Asamblea Argentina mejor sin TLC" (tratados de libre comercio) que es una articulación de muchas organizaciones a nivel nacional, es una organización que sigue existiendo, contra los tratados de libre comercio. En cada país donde se hace una ministerial de la OMC siempre se hace una cumbre de los pueblos, un espacio de la sociedad civil por fuera de la ministerial donde se hacen talleres, asambleas, reuniones donde se avanza en propuestas alternativas a lo que plantea la OMC, que es una agenda muy neoliberal. Lo que hicimos nosotros fue tratar de replicar la experiencia y yo tuve un rol muy activo todo ese año, me identificaron como una especie de cabecilla de ese espacio y me utilizaron para ver con qué otras personas nos vinculábamos. Vieron sospechoso, por ejemplo, que yo diera una charla en la Universidad Nacional de General Sarmiento. Eso parecía un acto digno de sospecha, dar una charla en el marco de un congreso académico, y así varios datos son vinculados a cursos o talleres que yo dicte ese año. Bajo la lógica de la inteligencia soy sospechosa de algo, de una mala intención, cuando en realidad es parte de lo que hago como investigadora, desde hace 20 años mi línea de investigación es sobre la economía política internacional y la globalización comercial.

-¿Tenes algún recuerdo sobre esa charla en la Universidad Nacional de General Sarmiento? 

- Fue en el marco de las Jornadas de Economía Crítica, que son jornadas que se hacen cada dos años. Yo no soy miembro de la Sociedad de Economía Critica, pero soy aliada y amiga de muchos de los que son parte del Comité Directivo. Por ejemplo, lo que hago cada tanto es evaluar artículos para la revista. Esas jornadas en particular duraron dos días y me invitaron a ser parte del panel de cierre para discutir sobre la globalización neoliberal. Había más de 100 personas, en el auditorio. Yo hablé sobre la OMC y sus agendas de negociación. Fueron unas jornadas académicas de discusión teórica, con una mirada crítica, por supuesto. Ellos sacaron conclusiones políticas de mis actividades durante ese año, ellos concluyeron que yo no podía entrar a la reunión ministerial porque iba a intentar sabotear la OMC.

-¿Lo que hizo la AFI se podría justificar de alguna forma?  ¿Es algo normal dentro de los gobiernos neoliberales? 

- Creo que fue una torpeza del gobierno de Macri, porque el quería demostrar que éramos parte del mundo, pero esté, su primer gran evento de la OMC, le generó la displicencia de muchos países, desde países con gobiernos progresistas a otras que nadie diría que son progresistas. Son organizaciones inscritas legalmente, no son clandestinas, ni delictivas, como para que el estado argentino tuviera derecho a opinar sobre sus acciones. Fue una torpeza, estuvo mal manejado, pero tuvo que ver con la concepción que tuvo el gobierno sobre la sociedad civil, sobre el dialogo, sobre construir opciones diferentes a lo que plantean organismos internacionales.

 

A continuación, la nota completa:

Suscripción al newsletter
Seguinos en