Novedades

Novedades

Novedades

Martes 29 de diciembre de 2020

La carrera de Ingeniería Química de la UNGS tiene a su primer graduado

Fernando Rojas tiene 25 años, vive en San Miguel y recientemente se convirtió en el primer graduado de la carrera de Ingeniería Química de la UNGS. Se recibió luego de aprobar el proyecto final de la carrera para el cual diseñó una planta de tratamiento de aguas agrias, un efluente de las refinerías de petróleo.

A los 17 años conoció la UNGS cuando se acercó al campus universitario con su escuela para hacer una visita guiada. “La verdad es que me llamó la atención que sea una universidad distinta a las que tenía en mente o había visitado, pero para bien. Era un espacio grande, abierto y verde, por sobre todo”, relata Rojas, que unos meses después se enteró de que en la UNGS comenzaba a dictarse una nueva carrera de grado, Ingeniería Química. “Fue una gran sorpresa para mí, porque tenía muchas idas y vueltas acerca de dónde estudiar y encontrar que la iban a dar en la UNGS, fue volver a pensar casi todo de cero. En ese momento estaba entre la UBA y la UTN, ambas en el centro. No lo dude y me anoté, sentí, y el tiempo me lo confirmó, que gané realmente en viaje y en comodidad”, afirma.

En el verano de 2014, a unos meses de haber terminado el secundario, Rojas comenzó a cursar el Taller de Ciencias en la Universidad.

- ¿Por qué te inscribiste para cursar ingeniería química? ¿Qué fue lo que te llamó la atención de esta carrera?
- Elegí Ingeniería Química porque había tenido una muy buena experiencia en el secundario con química. Mi papá es ingeniero industrial, entonces conocía de qué trataba la ingeniería y cuál era el perfil más o menos de un ingeniero. Además me iba bien en matemática, en física y en química. Elegí la carrera sin realmente entender al 100% que es lo que hacía. Lo bueno es que te enganchas rápido, las químicas son muy visuales y entender qué es lo que pasa en la práctica a través de la teoría es muy lindo. La matemática realmente me gusta y la física también, pero hasta ahí solo ciencias básicas, nada de ingeniería química, si hay algo ingeniería, pero nada muy específico. No fue hasta el segundo año, más o menos, que empecé a realmente entender lo que hace un ingeniero químico y de verdad me gustó más que la idea original.

- ¿Y qué descubriste? ¿qué hace un ingeniero o una ingeniera química?
- Estudia los "pasos en una receta de cocina", nosotros los llamamos operaciones unitarias y son los "pasos" de un proceso industrial de cualquier naturaleza, ya sea de alimentos, industria pesada, industria inorgánica, industria orgánica, farmacéutica, etc. Separar un proceso en pequeñas operaciones y estudiarlas y diseñarlas por separado. De verdad me gustó mucho saber que tenía herramientas para entender casi cualquier proceso, es una carrera amplia pero que te da la bondad de entender casi cualquier industria o proceso. Después también me di cuenta que te ofrece una salida laboral muy amplia, podes trabajar en cualquier rubro y en casi cualquier posición técnica.

- ¿Trabajás en algo relacionado con la disciplina?
- Por suerte sí. Trabajo en una consultora que tiene un área orientada a seguridad de procesos. En pocas palabras ayudamos a identificar los peligros que pueden ocurrir en procesos o nuevos diseños, a veces me encuentro trabajando con un proceso minero, otras veces petrolero, o un proceso de polimerización. Además en la UNGS soy ayudante en una materia de la Tecnicatura Superior en Química.

- ¿Qué te pareció la carrera? ¿Cómo fue tu cursada?
- Tuve una muy buena experiencia, el trabajo de dotarme con el sentido crítico y pensante sobre los fenómenos que fui estudiando está totalmente logrado. Siento que la universidad da las herramientas para el futuro, con lo incierto que puede ser. Quizá en 10 años estaremos viviendo otra realidad industrial con un salto rotundo en la forma de producir y como universidad no podemos enseñar como si lo del presente es eterno, así que creo que la clave es preparar profesionales en el presente para el futuro y ese trabajo se hizo.

Rojas es también uno de los primeros estudiantes de la carrera, que fue creada por el Consejo Superior de la UNGS a fines de 2013. Hoy Ingeniería Química, de 5 años de duración, cuenta con casi 250 estudiantes. El 53.6 por ciento de la matrícula corresponde a estudiantes mujeres.

“En general mis cursadas eran de un grupo muy reducido casi nunca éramos más de 3 o 4. Al principio yo era el único que estudiaba Ingeniería Química en toda un aula de 30 personas, pero después en las materias más particulares, como ya éramos muchos menos, sentía que tenía casi clases particulares y eso es algo que se puede aprovechar un montón”, cuenta el graduado.

- ¿Qué le dirías a un o una estudiante que está comenzado a cursar la carrera?
- Tengo un montón de cosas para decirles que me hubiera encantado que me digan a mí, pero cada uno hace su propio camino. Sí me parece que es imprescindible decir que no es una carrera imposible, el nombre asusta un montón porque si ya decir “estudio ingeniería” suena difícil, ni hablar cuando la agrego “química”. Es constancia, ponerse y hacer 1001 ejercicios y no bajar los brazos. Es importante encontrar la forma de estudiar, a algunos les funciona estudiar en grupo a otros solos. Y lo último que diría es que aprovechen todos los espacios que ofrece la Universidad. Yo por timidez o por dejarlo para después me perdí de cosas que estaban buenas.

Por Comunicación y Prensa UNGS

Suscripción al newsletter
Seguinos en