FmLaUni

FmLaUni

FmLaUni

Miércoles 16 de septiembre de 2020

La continuidad escolar de los jóvenes en la pandemia

Con la pandemia, la continuidad escolar de las y los jóvenes de nuestro territorio se vio atravesada por varios problemas. En primer lugar, la virtualidad de las clases que no pueden mantenerse por falencias en la conectividad, esto va desde no tener el equipamiento necesario (computadora o celular) o no contar con internet para realizar la conexión. En segundo lugar, los jóvenes no cuentan con el acompañamiento necesario para continuar con la escolaridad.

FM La Uni dialogó con Matias Schroeder, educador popular del Centro Comunitario Gallo Rojo, quien relató como sobrellevan este momento en el territorio: "En Barrio Obligado tenemos la particularidad de que existe la red de instituciones en donde están todas las organizaciones e instituciones del barrio trabajando en conjunto, sobre todo en esta cuarentena. Entonces nos permite realizar un acompañamiento a las familias, en conjunto con las escuelas. Básicamente se identifican como 2 problemáticas por las que les cuesta sostener la escolaridad y son: por un lado, la conectividad, ya sea porque la familia hay un solo celular, porque lo tienen que usar también otros hermanites con tareas escolares, porque se lo lleva la mamá o el papá que sale a trabajar. Ellos a veces se quedan a cargo de sus hermanes y entonces no tienen el tiempo como para realizar sus tareas o actividades y ese también es otro gran problema, no hay adultos adultos que los acompañen en sus casas".

Los problemas señalados refuerzan la desigualdad con la que viven a diario las familias en los barrios. Que trae como consecuencia el abandono de las clases por parte de los jóvenes, que además en muchos casos se convierten en los responsables de hermanos más chicos ya que sus padres tienen que salir a trabajar.

"Nosotros desde Gallo Rojo tratamos de acompañar a las tareas, pero ya es más difícil por la virtualidad y por que los momentos en los que los vemos que son los momentos en los que se entrega la comida. No hay mucho tiempo para profundizar demasiado. Sabemos de casos en los que los pibes están solos, muy solos, en la calle y no están ni siquiera yendo a buscar la comida. Tenemos noticias de ellos cuando los cruzamos en algún momento. Lamentablemente se agudiza también una situación de consumo, en estos días que están más solos, que no están pudiendo por un lado cuidarse de esta situación de covid ni de tantas otras cosas que hay en la calle. Lamentablemente tenemos esas limitaciones para acompañarlos", remarcó Schroeder.

 

A continuación, la nota completa:

Suscripción al newsletter
Seguinos en