FmLaUni

FmLaUni

FmLaUni

Jueves 21 de marzo de 2019

“Los chicos no querían entregar las empanadas porque se quedaban sin cenar”

El martes pasado los chicos y chicas del turno mañana de la escuela secundaria Nº12 de San Miguel almorzaron empanadas podridas y no lo sabían. Fue durante la tarde que una de las estudiantes se acercó a su docente para mostrarle que algo dentro de su comida se movía. Eran gusanos.

El reclamo sobre la calidad y cantidad de alimento que se entrega a las escuelas del distrito no es nuevo. En la 12, son 445 alumnos matriculados  pero el cupo de viandas es de 150. En comunicación con FM La Uni, Juan Milán docente de la escuela afirmó “lo que pasó en la escuela ayer es una cuestión que venimos llevando adelante los docentes y tiene que ver con el abandono”.

“Es espantoso porque la escuela pública es una garantía donde nosotros intentamos cubrir todas las necesidades de los chicos. No solamente vamos a educar, nos ocupamos de la alimentación, del vestuario, útiles que los pibes no pueden tener”, comentó Juan docente que trabaja en esa institución hace más de 22 años.  “No tenemos capacidad para entender  hasta dónde pueden llegar”, relató el docente en referencia a las autoridades gubernamentales  que deberían de preocuparse por la educación.

Descargar

En la entrevista, Juan relató lo que le contó un compañero docente que vio los gusanos en el alimento. “Cuando les pidieron retirar las empanadas  algunos chicos no se las querían entregar porque significaba que se quedaban sin cenar”, contó con gran pesar y agregó “imagínate cómo está nuestra comunidad a la que este gobierno le prometió bienestar”.

Descargar

Al conocer el hecho toda la comunidad educativa del distrito comenzó a accionar. La secretaria de Salud distrital de Suteba, Fernanda Arévalo,  elevó una denuncia a las autoridades para que se realice un análisis bromatológico sobre la vianda entregada por la empresa Pasuco S.A y se avance en una denuncia penal.  Entregaron como prueba un vídeo donde se ve a los gusanos moviéndose entre el relleno.

 

 

 

Suscripción al newsletter
Seguinos en