FmLaUni

Novedades FmLaUni

FmLaUni

Novedades FmLaUni

Novedades FmLaUni

Viernes 14 de junio de 2019

“Para las autoridades, los estudiantes del conurbano no tienen derechos”

La crisis educativa se profundiza. A casi un año de la muerte de Sandra y de Ruben por la explosión de la Primaria 49, en Moreno el cambio empero. Ayer por la tarde estudiantes y docentes del Instituto de Formación Nº21, el “Rojas”, vieron como rebalsaban los techos de agua. “Empezó a llover para adentro, pero no gotitas sino en cantidad. Cerca de los cables y de las luces comenzó a caer agua”, relató lo sucedido en FM La Uni la docente de prácticas Andrea Filipelli.

“Fue compleja la salida, porque había que bajar las escaleras llenas de aguas y había muchas personas adentro”, explicó la docente sobre momento de la evacuación indicada por los directivos ante una situación de colapso total.  “Fue un caos”, aseguró la docente. Las autoridades del Consejo Escolar fueron notificadas de lo sucedido y dijeron que irían para ver cómo se puede solucionar. “En el mientras tanto el Instituto está cerrado y estamos afuera, otra vez”, se quejó con tristeza la profesora.

El Instituto Rojas es uno de los profesorados más reconocidos del noroeste. Entre otras asignaturas, allí se forman educadores de Educación Primaria, Educación Especial, Lengua y Literatura, inglés, Matemática, Historia, Geografía, Filosofía y Biología. Desde hace muchos años, pero en caída libre los últimos cuatro, el Instituto se desmorona día a día como casi todas las instituciones educativas de Moreno.

Su centro de funcionamiento más importante, una casona antigua, fue diagnosticado como no segura. Las principales instalaciones se encuentran clausuradas y valladas. ¿Cuál es la solución que da la provincia para Moreno?: aulas modulares. “Trajeron dos aulas modulares. Ayer una de las aulas tenía un balde de agua porque se filtraba antes de que comenzará la tormenta fuerte”, comentó Andrea. Una de esas aulas está puesta en un espacio recreativo llamado “La Placita” dónde se juntaban a estudiar. Pero la situación es aún más trágica. Las aulas modulares bloquean una de las puertas de salida del Instituto. “Ayer lo terminamos de ver en el medio de la evacuación, hoy el instituto tiene una sola salida”, comentó la docente.

Baños insuficientes, luces que no funcionan, arreglos hechos a medias y el gas. La falta de gas es la constante en los espacios escolares de Moreno. “Ni al día de hoy tenemos gas ni acá, ni en muchas escuelas de Moreno que se habían hecho los arreglos se volvió a cortar por las pérdidas”, apuntó al respecto la docente y agregó “es increíble la ineficiencia en los arreglos, o no sé qué es lo que sucede”. Al momento siguiente se corrige y apunta: “Va más allá de eso, sé que es la poca responsabilidad y el poco respeto a quienes estamos poblando, trabajando y estudiando en estas instituciones públicas de Moreno”.

El Instituto, al igual que el resto de los espacios públicos educativos del distrito, estuvo cerrado por reformas. Este año se decidió comenzar las clases a pesar de no estar todas las condiciones acordadas. “El año pasado el director contó en un acto que teníamos arreglados los techos y todos aplaudimos. En ese momento nos preguntamos por qué aplaudíamos si era algo que debía estar garantizado, si era algo esencial”, relató la profesora Filipelli quién trabaja en el Rojas desde el 2013. “Deberíamos estar festejando otro tipo de avances en educación”, reflexionó.

Andrea dicta clases dentro de la carrera de Educación Especial, también da Educación Inclusiva. Ella es quién enseña las prácticas docentes en los cuatro años que dura el profesorado. “Hoy tenía que juntarme con unos estudiantes para darles las devoluciones y que inicien sus prácticas. Nos vimos en la calle bajo la llovizna”, relató esta mañana. En esa situación, contó que se decía a ella misma: “¡Otra vez esta escena de tener que estar trabajando en la calle!”.

“Para nuestras autoridades los estudiantes del conurbano no tienen derecho a estudiar porque si así lo consideraran, no tendríamos que sufrir estos maltratos. Porque son maltratos”, afirmó la docente.  “Es mucho el trabajo que se hace en enseñar y es muchísimo el esfuerzo que ponen los estudiantes del Instituto Rojas”, contó con desesperanza la docente. Los miles de estudiantes de nivel terciario que se forman para enseñar concurren todos los días al Instituto. “Hacen muchos sacrificios, dejan cosas, tienen un esfuerzo económico muy importante por conseguir ese título tan deseado”, relató su profesora con enojo y agregó “y yo otra vez los estoy recibiendo en la calle”.

 

Suscripción al newsletter
Seguinos en