Novedades

Novedades

Novedades

Miércoles 16 de diciembre de 2020

Participar y decidir en pandemia

Culminando un proceso que, a pesar de las circunstancias excepcionales en que se llevó adelante, generó un extendido entusiasmo y una muy amplia participación, se llevó adelante la octava edición del Presupuesto Participativo (PP) en la UNGS. Este dispositivo de ampliación de la participación y la democracia universitaria se empezó a implementar en nuestra Universidad en 2013, y hoy tiene rango estatutario. Promueve que se discutan los problemas y las necesidades de la institución, se presenten propuestas, se las defienda y se decida con el voto de todos los claustros qué proyectos se financiarán. A lo largo de estos años se presentaron 66 proyectos, de los cuales fueron financiados 28.

La octava edición del PP se desarrolló en pandemia y en plenos ASPO y DISPO. Cuando recién comenzaba el proceso, sus coordinadores remarcaban que la apuesta era “trabajar con problemáticas que atiendan la situación provocada por la pandemia, dentro del marco de la reglamentación que establecen los temas de intervención”. Los temas, este año, fueron: bienestar universitario, género, deporte, cultura, acciones con la comunidad e infraestructura.

Como casi todas las actividades de la Universidad, la octava edición del PP se realizó de manera virtual, desde la inscripción de los proyectos, pasando por los talleres y las charlas, hasta la votación para elegir las iniciativas que serán financiadas. La partida presupuestaria destinada al PP este año fue de 650 mil pesos.

Apertura
En junio se realizó la presentación formal de la edición 2020 del Presupuesto Participativo en un evento virtual que contó con la presencia de Eduardo Rinesi, ex rector de la Universidad, Nelson Dias, coordinador del Atlas Mundial de los Presupuestos Participativos y consultor del Gobierno de Portugal y de organismos internacionales para la implementación del PP, y Cristian Adaro, coordinador del Presupuesto Participativo de la UNGS. En esa ocasión, Rinesi destacó la tarea de los coordinadores del PP y el objetivo democratizador de la iniciativa, a la vez que resaltó que la Universidad no solo debe profundizar todo el tiempo sus mecanismos de democratización interna, sino que tiene la obligación de no dejar de pensar y reflexionar críticamente sobre ellos. Por su parte, Dias presentó la historia de los programas de PP, cuyo origen se remonta a más de 30 años en Brasil y en Uruguay, y llamó la atención sobre un fenómeno curioso: los estados nacionales tienden a ser menos democráticos pero los gobiernos locales cuentan cada vez más con programas de participación ciudadana para la toma de decisiones.

En etapas
Varias fueron las instancias por las que el PP debió transitar para llegar a la votación concreta –y virtual– de los proyectos. Primero se debatieron e identificaron las temáticas y problemáticas a ser abordadas. A partir de esos encuentros y de la identificación y debate de problemas, se formularon los proyectos. La primera etapa, de identificación de problemas y temas, se realizó durante julio a través de herramientas virtuales como aulas on line y formularios. La sistematización de ese proceso se puede observar en los números y datos que proporcionó el mismo PP (disponible en este link). La distribución entre claustros arrojó que un 60% de los participantes fueron estudiantes, un 25% fueron investigadores docentes, un 8%, nodocentes y un 6%, graduades. Los problemas identificados sirvieron de base para la formulación de los proyectos que finalmente se votaron.

Para la formulación de los proyectos, se propuso agrupar a aquellas personas que, en la primera etapa, habían coincidido en la identificación de problemáticas similares. Para que dicha formulación se realice con parámetros similares en todos los casos, la organización del PP puso a disposición un taller en el que el investigador docente Ricardo Paparás, especialista en diseño de proyectos, indicaba las principales pautas y criterios para el armado y la escritura de proyectos. Entre los principales puntos a tener en cuenta, Paparás recomendó no apurarse en plantear una solución sin conocer a fondo el problema y remarcó la importancia de la fundamentación de dicha problemática. La instancia de difusión fue muy similar a las anteriores. Finalmente, para la fase de votación de los proyectos, la Dirección de Sistemas y Tecnologías de Información de la Universidad (SyTI) desarrolló un aplicativo especial para permitir el escrutinio digital y abierto.

Balance
Una primera reflexión sobre las distintas instancias arroja resultados dispares. La instancia de identificación de problemáticas fue positiva con respecto a otros años en cantidad de participantes, pero no se logró una profundidad de análisis. En la instancia de formulación se perdió la riqueza de los encuentros formales e informales que ocurrían en la vida diaria del Campus, que permite intercambiar miradas y mejorar la formulación. Finalmente, la instancia de votación, que fue trabajada con muchos recaudos, en especial con respecto a la transparencia del acto eleccionario, deja un resultado por demás positivo. Una segunda reflexión, más general, indica que fue un proceso positivo teniendo en cuenta la novedad y vertiginosidad del contexto. Se logró sostener la participación, involucrar a una parte de la comunidad y fortalecer vínculos.

Proyectos
En el momento de la compulsa electoral, la comunidad universitaria pudo elegir entre ocho proyectos: 1) “Miremos al mundo girar a nuestros pies: el primer péndulo de Foucault del conurbano en la UNGS”, para permitir el diseño, construcción e instalación de un péndulo de Foucault en el campus de la UNGS, dentro del hall central del multiespacio, y colaborar así en la difusión de la ciencia y la cultura científica con foco en los estudiantes de ciencias, los aspirantes al ingreso y el público en general; 2) “Damos una mano: aporte al Fondo COVID-19”, para contribuir a la resolución de la situación de enorme dificultad de los hogares y familias del territorio a través de un aporte al fondo solidario constituido este año por la UNGS; 3) “Colosungs: Primer cluster de computación de acceso remoto para tareas, talleres, experimentos y llevar la computación al límite de lo desconocido”, para armar un laboratorio de computadoras con posibilidad de acceso remoto para realizar tareas de las distintas materias y asignaturas de la universidad, brindar talleres de computación y ofrecer una herramienta poderosa para incentivar la curiosidad y la experimentación en sistemas; 4) “Aprendiendo a usar las TIC. Herramientas que facilitan el uso de nuevas tecnologías en tiempos de virtualidad”, para permitir a la comunidad de la UNGS, en el contexto de pandemia y asilamiento, acceder a videos, talleres y clases prácticas sobre cómo utilizar las diferentes herramientas tecnológicas; 5) “Cursos ‘Educar para Incluir’ de Juega Juampi!”, para seguir profundizando el trabajo de inclusión social de las personas con discapacidad en ámbitos educativos; 6) “Nos cuidamos entre TODXS: Instalación de sanitizantes en aulas y oficinas de la Universidad”, para garantizar la correcta higiene de toda la comunidad universitaria; 7) “La UNGS en la escuela”, para favorecer la articulación entre la UNGS y las Escuelas de Educación Secundaria de carácter estatal del distrito de San Miguel con la meta de incrementar la matrícula de estudiantes universitarios ingresantes del ciclo lectivo 2021-2022, y 8) “Dale luz y equipamiento a nuestro campo de deportes”, para conectar el sistema eléctrico del campus con el campo de deportes universitario, colocar luminarias con tomas para tener acceso a luz y energía eléctrica y mejorar el equipamiento con el que se cuenta para el desarrollo de las actividades deportivas.

Resultados
Tras contabilizar los votos y aplicar la ponderación por claustros, los resultados de la votación arrojaron la posibilidad de financiar completamente los proyectos que obtuvieron los tres primeros puestos en las preferencias de la comunidad universitaria, y parcialmente, con el resto de los fondos asignados, el cuarto. Así, “Colosungs”, que obtuvo el primer lugar, con un 20,51% de los votos, será financiado por un monto total de $180.000, “Damos una mano”, que se ubicó en segundo lugar con un 16,15% de los votos, obtuvo la posibilidad de incrementar el Fondo Solidario de la Universidad en $ 195.000, “Miremos el mundo girar a nuestros pies”, que alcanzó el tercer lugar con un 14,63% de los votos, contará con un financiamiento de $ 195.000, y “Aprendiendo a usar las TIC”, que obtuvo el cuarto lugar con un 11,13% de los votos, contará con un financiamiento de $80.000.

* La nota fue publicada en la edición del 14 de diciembre de Noticias UNGS

Suscripción al newsletter
Seguinos en