Instituto de Industria

idei

Novedades IDEI

Instituto de Industria

idei

Novedades IDEI

Novedades IDEI

Martes 9 de junio de 2020

#QuedateEnCasa. Persianas bajas, “te atiendo con barbijo”

El Municipio de San Miguel posee uno de los paseos comerciales a cielo abierto más transcurridos y densamente poblado de la zona noroeste. Empresarios, emprendedores, microemprendedores, artesanos de oficio, y comerciantes, deciden levantar la persiana todos los días por donde transitan miles de personas de lunes a lunes, para comprar, para mirar, para pasear, ¿dónde? Sobre la Perón. Allí, se alojan miles de locales, que inician a la altura de la calle Pardo, donde se ubica el Carrefour. En el primer tramo, a la altura de la Plaza de las Carretas, donde el folclore siempre está presente los días domingos (entre las calles San José y General Conesa), se puede encontrar una amplia oferta de locales gastronómicos, restaurantes y lugares de encuentro para la familia, jóvenes, amigos, parejas, ¿cuáles? Puebla, El Club de la Milanesa, Lo de Charly, Elliot, Varvarco y Sushi Club, La Farola, Texas; entre los bares y cervecerías artesanales, Brot, La Hormiga, Antares (a una cuadra de Perón por Sgto. Cabral). Este boom socio-comercial y cultural, fue simultáneo a las inversiones inmobiliarias, que paulatinamente transformaron la delegación de Muñiz, durante los últimos quince años. De este modo, se tornó atractivo por los altos edificios, los complejos y las viviendas residenciales. Así también es reconocida por los bancos, sucursales crediticias y seguros, por donde transitan vecinos del municipio, y de alrededores.

Siguiendo por la Perón, donde transitan innumerables líneas de colectivos (182, 176, 57, 53, 448), se llega al corazón del paseo comercial, por excelencia. La densidad queda representada en la variedad de locales que invitan a comprar y a consumir. Enfrente de la plaza principal, uno de los lugares históricos, la confitería 25 de mayo, la más emblemática, la más popular y accesible al bolsillo, donde se come abundante y rica mozzarella. En los alrededores, la galería Trillini y la galería del Sol, que alojan en sus paseos locales de ropa, calzado, accesorios y carteras, y más. En cada esquina puestos de flores, y diarios, revistas. Por la zona abunda el calzado, Bottinella, Carusso, Grimoldi, Ricky Sarkany, Lady Stork, Calzados Salvador y Patolandia. Tiendas de ropa a montones, Julien, Kevinsgton, Opera Prima, Sweet, Ver, Levi's, Dylo, Uma, Vitamina, Chocolate, Wanama, Folk, Agustino, La Dolfina, Ckeeky, Mimo & Co, Rapsodia, 47 Street, y más. Accesorios y carteras en XL, Prüne, Tropea, Todo Moda, Isadora. También, casas de deporte como Dash, Stock Center, Solo Deporte, Dexter, Montagne, y muchísimas más. La belleza también tiene su lugar en perfumerías como Simplicity, Las Margaritas, Pigmento, Juleriaque. Además, las casas de electrónica, audio, telefonía, como Frávega, Garbarino, Coppel, Ribeiro, Compumundo, La Casa del Audio, Movistar, Personal, Claro. Y por supuesto como toda ciudad de consumo, las infaltables cadenas de comidas rápidas que llegaron para quedarse, Mc Donald´s, Burger King, Subway, Mostaza. En el paisaje se entremezclan los kioscos, locales de lotería, las remiserías, algunas dietéticas, casas de propiedades, cotillones, casas de novias, tatuajes y piercing, peluquerías, bazares, librerías y jugueterías, talabarterías, relojerías, venta de pan y facturas, confiterías, carnicerías y verdulerías, pollerías, locales de pago fácil o rapipago, y las tiendas de ropa “sin marca” de diseño argentino, o coreanas. Los multirubros chinos, que venden todo lo imaginable y más. Y la infaltable venta ambulante en las veredas, donde se puede conseguir pañuelos y curitas, garrapiñadas, juguetes, plantas, y carteras o monederos que venden los senegaleses. Más allá de la plaza, pasando la Avenida Mitre, siguen los comercios, pero en menor abundancia, se suman los servicios de salud, educación, rehabilitación, servicios profesionales, estaciones de servicio. De a poco se va perdiendo la aglomeración de comercios y empiezan a aparecer las casas, nuevos edificios, casas de repuestos, ferreterías, gomerías, pinturerías, forrajerías, hasta llegar al límite con José C. Paz.

La construcción de la ciudad alrededor del comercio y del consumo, de la producción de bienes y servicios, fue resultado de los que decidieron levantar la persiana sobre la Perón, y del municipio, para potenciar el paseo comercial a cielo abierto. El paseo es el corazón del municipio, que late por el comercio y casi nada por la industria. #QuedateEnCasa, inaugura un nuevo capítulo en la vida de San Miguel, en el comercio y en lo gubernamental, en la vida público-privada, ya que asoma una nueva forma de contrato entre los que nos gobiernan y los ciudadanos, que necesariamente se traslada a las relaciones de compra-venta en la calle.

La más caminada, hoy la menos transitada, la Perón, cambió por completo. Antes se veían las calles desbordadas, las veredas hacinadas, con miles de personas caminando, los ruidos del tránsito, la vorágine de la vida, la actividad bancaria y de los vendedores ambulantes tratando de ganar el mango. Hoy los comercios cerrados y las persianas bajas son el panorama. Algunos van encontrando formas para seguir en carrera, y no abandonar el esfuerzo de tantos años. Otros aún no llegaron a eso. Para aguantar la cuarentena y el bolsillo, algunos comerciantes apelaron a viejas y nuevas estrategias, reorientando sus ofertas, haciendo descuentos del 20% hasta el 50%, generaron catálogos virtuales, ventas por WhatsApp, Facebook e Instagram, tiendeo virtual, y pagos virtuales. El delivery es la vedette de momento, y el “take away” se suma como una opción más. Pedidos ya, multiplicó su actividad. El protocolo anti COVID pasó a ser parte de lo cotidiano, sobre todo en locales que no permiten el ingreso, por lo que el cliente desde la vereda, hace fila manteniendo la distancia social, observa y pide lo que fue a buscar. Los vendedores ponen a disposición el alcohol en gel y los tapa bocas son condición obligatoria para atender (“te atiendo con barbijo”). En algunos locales donde es posible ingresar, restringen la cantidad de personas, miden la temperatura corporal, e implementan medidas de higiene y ventilación continua del ambiente. Pareciera que estas nuevas formas de la calle, llegaron para quedarse y transformar las relaciones sociales de compra y venta con distancia social.

Conversando telefónicamente con un referente empresario de San Miguel (rubro tecnológico), pude saber de las preocupaciones de los monotributistas y autónomos del lugar que son parte de la actividad económica real. Dentro del perfil de consultados están, algunos dueños PyMe (hasta 40 empleados), algunos comerciantes minoristas (hasta 5 empleados) y pocos monotributistas sin colaboración. Distribuidos entre el micro y macro centro de San Miguel, en su mayoría restringidos en su actividad. Entre los principales comentarios levantados, están los relacionados al impacto del aislamiento social y la facturación, en su mayoría respondieron que la caída de las ventas representó entre el 80% y el 100%, mientras que otros señalaron el 50% (esto se debe a las actividades exceptuadas y no). En relación a la capacidad de pago del alquiler del local, la respuesta generalizada apuntó a la negociación con su locador, debido al problema que ocasiona afrontar el pago mensual. Entre las principales necesidades, destacaron primero la importancia de visibilidad de su negocio para para comercializar productos y/o servicios; segundo, el interés por acceder a capacitación sobre protocolos anti COVID19; tercero ayuda del municipio para promocionar la actividad. En relación a la solicitud al programa de asistencia al trabajo y a la producción, créditos ATP, en su mayoría respondieron que no lo solicitaron, debido a falta de calificación en el banco o por desconocimiento, pocos mencionaron que lo solicitaron para pagar sueldos, y para capital de trabajo, y que han tenido éxito, mientras que muy pocos dicen que lo solicitaron, pero no han obtenido respuestas. Finalmente, al mencionar sobre los desafíos a futuro en el marco del coronavirus, las respuestas fueron variadas. En principio el desarrollo de una plataforma e-comerce, las alianzas estratégicas con clientes y proveedores para poder sobrevivir, la organización de un sistema de teletrabajo (que nunca había realizado), la asociatividad, como salida para mejorar las oportunidades de negocios. Y quienes no estén a la altura de vender por medios electrónicos, quedarán afuera.

#QuedateEnCasa, las persianas bajas y “te atiendo con barbijo” hacen hoy la metáfora de una ciudad diferente, que espera latente las nuevas medidas gubernamentales para volver a ser lo que era antes de la segunda semana de marzo. Con la cuarentena obligatoria, se inicia una nueva vida, donde la libertad masiva de andar por las calles es restringida por el poder de policía del Estado. Las intendencias municipales despliegan su administración territorial y dejan circular a quienes muestren su certificado de circulación gestionado por Mi argentina, hoy por Cuidar. Después de la primera semana de junio, sabemos que el AMBA sigue con las mismas restricciones, queda el interrogante de cuándo se ampliarán las actividades paulatinamente, o con el crecimiento de casos tal vez las restrinjan aún más?. Hoy el municipio registra 160 casos confirmados, 9 fallecidos, y 162 casos en estudio.

Por Cecilia Chosco Díaz

Magister, Investigadora Docente del Instituto de Industria

Suscripción al newsletter
Seguinos en