Novedades

Novedades

Novedades

Novedades

Rechazo a la reforma de la educación técnico profesional bonaerense

El Comité de la Carrera del Profesorado Universitario de Educación Superior en Filosofía de la Universidad Nacional de General Sarmiento expresa su profunda preocupación y rechazo ante la posibilidad de una reforma en la Educación Técnico-Profesional en la Jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires. Esta reforma implicaría una considerable reducción de horas de espacios curriculares en los planes de estudios de las escuelas de la Rama Técnica de la Provincia de Buenos Aires, que estaría afectando, entre otras, a materias como Filosofía. Esta modificación quitaría contenidos filosóficos de los planes de estudio de la mencionada rama, y provocaría una merma en la carga horaria de otros espacios curriculares. Entendemos que esta reforma es parte de una restructuración de la Educación Técnico-profesional que puede afectar no solo la situación laboral de las/los trabajadoras/es de la educación sino también afectar severamente la calidad formativa y conducir a un precarización de los técnicos y profesionales de la Provincia de Buenos Aires.

En estos momentos se está produciendo un serio ataque contra la educación técnica mediante la elaboración de una reforma curricular que no se ajusta a la normativa vigente aprobada por el Consejo Federal de Educación. Asimismo, se la pretende legitimar mediante una encuesta cosmética que reemplaza los procesos participativos de autoevaluación y evaluación que requiere cualquier revisión curricular seria y sin poner a disposición de la comunidad educativa documentos de dominio público sobre las nuevas propuestas curriculares.

Las transformaciones en el conocimiento generados por la nueva revolución científica y tecnológica deben incorporarse en la educación formal técnico profesional. Pero una transformación de la educación no puede basarse en meros cambios de denominaciones de los espacios curriculares y, menos aún, en una disminución de horas en la formación de los futuros técnicos, como se deriva de la propuesta puesta en circulación por la Dirección de Educación Técnica de la Provincia de Buenos Aires.

Entre los cambios que aparecen en la propuesta se halla la eliminación o reemplazo de la asignatura “Filosofía” por una nueva asignatura denominada “Sociedad, ciencia y tecnología”, como si la filosofía no realizara importantes aportes a la reflexión sobre las transformaciones económicas, sociales y culturales que genera la revolución de la tecnociencia. Pero lo hace desde una perspectiva crítica, que no solo atiende a los aspectos epistemológicos, sino también a aspectos éticos y metodológicos en línea con prevenir las consecuencias indeseables de las tecnologías en la sociedad, con el objeto de evitarlas o minimizarlas.

Si los futuros técnicos y técnicas no cuentan en su formación con la dimensión reflexiva y crítica que brinda la filosofía, probablemente se conviertan en meros engranajes acríticos del proceso productivo, lo cual podría ser uno de los propósitos de esta reforma curricular.

Tal como expresa un documento presentado por la Comisión por la Defensa de la Educación Técnica, existen consecuencias concretas que derivan de procedimientos poco cuidados: “En algunos casos se cambia el nombre de la asignatura, manteniendo la carga horaria. No se entiende cual es el fin, ya que esto trae aparejado una situación de pérdida de la relación laboral docente (los docentes están vinculados a una asignatura por su denominación y carga horaria a través del CUPOF). Si fuera una actualización de contenidos, bastaría con cambiarlos, actualizarlos, sin modificar la denominación de la asignatura, siendo este el procedimiento más conveniente.”

Efectivamente, las transformaciones en la educación, más que cambios de nombres cosméticos, requiere de inversión en la actualización y perfeccionamiento de los docentes para que las transformaciones lleguen efectivamente a las aulas.

Por las razones expresadas, consideramos que el mejoramiento de la educación técnica consiste hoy en no desfinanciarla, como está ocurriendo. Cualquier revisión curricular que no sea autoritaria debe realizarse en el marco de las instancias institucionales previstas por la normativa vigente. Asimismo, debería consultarse a las Universidades Nacionales en tanto se hallan entre las instituciones que realizan importantes aportes desde la arquitectura abierta del conocimiento, no sólo a las ciencias y a las tecnologías, sino en términos de reflexión crítica sobre los impactos de las mismas en la sociedad.

Por otra parte, este Comité también se pronuncia contra la reducción de espacios filosóficos en los nuevos planes de estudio de los Profesorados de Nivel Superior (Terciario) que ya se han efectuado durante este año. En el marco de una reforma progresiva de planes de estudio de los Profesorados de Jurisdicción Provincial han desaparecido las “Perspectivas-filosófico-pedagógicas” de los Profesorados de Lengua y Literatura, de Inglés y de Matemática, y las temáticas filosóficas han quedado reducidas a un único seminario denominado “Filosofía y Educación”. Por este mismo sendero parecen continuar las propuestas de reformas de planes de los demás profesorados de dicho nivel.

En definitiva, consideramos que toda reforma educativa inconsulta y realizada fuera de la normativa vigente afecta no solo a nuestros profesores y profesoras, estudiantes, graduados y graduadas, sino también a todos los docentes, técnicos/as o profesionales de la Región y de la Provincia de Buenos Aires.

COMITÉ DE CARRERA DEL PROFESORADO UNIVERSITARIO DE EDUCACIÓN SUPERIOR EN FILOSOFÍA

Suscripción al newsletter
Seguinos en