Novedades

Novedades

Novedades

Lunes 22 de junio de 2020

Seguir deliberando | Los Consejos de Instituto de la Universidad volvieron a sesionar

Los Consejos de Instituto de la Universidad volvieron a sesionar. En diálogo con Noticias UNGS, les decanes de los cuatro institutos en los que se organiza la vida de la UNGS: del Instituto de Industria Néstor Braidot, del Instituto del Conurbano Andrea Catenazzi, del Instituto de Ciencias Patricia Dip y del Instituto del Desarrollo Humano Flavia Terigi compartieron sus impresiones luego de la particular experiencia llevada a cabo de manera remota. De forma unánime celebraron la posibilidad de recuperar este espacio de deliberación y toma de decisiones fundamentales en este inédito contexto de crisis.

En la sesión plenaria del Consejo Superior del 13 de mayo pasado, la primera realizada de modo virtual desde que fueron suspendidas las actividades presenciales en la Universidad, se trató y se aprobó la propuesta para el funcionamiento excepcional de ese órgano de gobierno. Esa normativa permitió a su vez reglamentar y habilitar el funcionamiento, utilizando esa misma modalidad, de los consejos de los cuatro institutos de la UNGS.

Cada consejo de Instituto es presidido por el/la decano/a y está integrado por representantes (veinte, con voz y voto) de todos los claustros de la Universidad: investigadores docentes (profesores y asistentes), estudiantes, nodocentes, graduades, un representante por la comunidad con voz (puede participar de las discusiones) pero sin voto y un representante de cada uno de los otros tres institutos, que también tienen voz pero no votan.

Luego de varios meses sin sesionar (las últimas sesiones fueron en febrero), los consejos retomaron su actividad en la segunda mitad de mayo. En sus informes de gestión, les decanes coincidieron en caracterizar la compleja situación atravesada a partir del aislamiento social: las urgencias afrontadas para adaptar y continuar con el dictado de clases, el esfuerzo de le las y los estudiantes, las dificultades de trabajadoras y trabajadores para sostener las tareas desde sus hogares y las limitaciones de la tecnología. Destacaron además el compromiso de los equipos, la necesidad de ampliar las estrategias pedagógicas y el desafío que plantea un regreso a la presencialidad en un escenario de fuertes incertidumbres y teniendo que cumplir las condiciones de higiene y distanciamiento que impone la pandemia.

“El mundo que conocimos ya no existe. Abandonamos la Universidad en unas condiciones y cuando podamos retomarlas será una situación completamente distinta”, planteó la decana del Instituto de Ciencias (ICI) Patricia Dip en su informe de gestión, y agregó: “En un contexto tan adverso nos resulta fundamental que los máximos órganos de gobierno de la Universidad, tanto el Consejo Superior como los Consejos de Institutos, puedan sesionar porque de esa manera vamos a garantizar que las decisiones que tengamos que tomar sean discutidas, debatidas y ampliamente consensuadas”

En el informe que brindó al inicio de la sesión, el decano del Instituto de Industria (IDEI) Néstor Braidot planteó que el momento absolutamente extraordinario que estamos viviendo impacta en todas las actividades que la UNGS realiza. “En medio del desconcierto, la gente se sumó a trabajar desde sus casas en situaciones que no solo no eran óptimas, sino que eran muy complicadas. Lo hicieron en medio de tareas de cuidado de niños, de herramientas compartidas con toda la familia, con espacios no exclusivos para trabajar. Y lo hicieron con gran compromiso”, agregó Braidot.

Para la decana del Instituto del Conurbano (ICO) Andrea Catenazzi, los acuerdos básicos de trabajo se pusieron “en suspenso”: “Las clases en el campus, las reuniones de trabajo, las investigaciones, los informes, todas esas rutinas debieron ser revisadas y reemplazadas, solo el esfuerzo personal y familiar, la creatividad y el compromiso solidario hicieron posible actuar en el nuevo contexto. Fue necesario abrir espacios de intercambios para cuidarnos, mientras continuábamos las clases y respondíamos al impacto de la pandemia en el territorio.”

“En el Instituto del Desarrollo Humano (IDH) celebramos la posibilidad de encontrarnos y gobernar conjuntamente, habiendo superado con la ayuda de la tecnología las dificultades que nos genera el distanciamiento”, expresó la decana Flavia Terigi, y también dijo que “como universidad hemos tenido que sortear escenarios no solo cambiantes sino también inciertos, y sin embargo seguimos adelante”.

Los consejos de Instituto intervienen en numerosas decisiones, y en estos primeros encuentros, luego de varios meses sin sesionar, la mayor parte de las resoluciones tomadas fueron sobre contrataciones docentes, ampliaciones horarias, licencias y renuncias. También se aprobaron proyectos de servicios a la comunidad, oferta de formación continua y de posgrado, así como informes de avance y finales de proyectos de investigación y propuestas de publicación de obras. En los cuatro consejos se ratificaron resoluciones ad referéndum del decanato, que en gran medida fueron previamente consensuadas con diversos actores o tratadas en avance en comisión, y estuvieron en un amplio porcentaje relacionadas con garantizar la continuidad pedagógica una vez declarada la cuarentena. El CICI trató la propuesta de designación del investigador docente Luis Beccaria como Profesor Consulto, que fue votada afirmativamente por unanimidad.

Las cuatro autoridades coincidieron en destacar la importancia de recuperar el funcionamiento de los consejos. El decano del IDEI enfatizó que por primera vez los representantes de los diferentes claustros e instancias institucionales participaron de sesiones en la que cada integrante se encontraba en un lugar físico diferente, aunque compartiendo el mismo compromiso por la tarea encomendada que en las sesiones, históricamente, presenciales”. Braidot sostuvo también que “si bien las acciones desarrolladas y decisiones tomadas desde que se declaró el aislamiento obligatorio tuvieron procesos de alta participación, la reanudación de la actividad del máximo órgano de gobierno del Instituto, el CIDEI, es una expresión del valor que otorgamos a la deliberación, a la diversidad de ideas y enfoques y a todas las voces de los miembros de su comunidad”.

En sintonía con esa posición, Terigi agregó: “aunque las autoridades ejecutivas (rectorxs, decanxs) debamos tomar decisiones para sostener el funcionamiento institucional, nos incomoda hacerlo sin la base de deliberación, de disputa y de construcción de consensos que es central en el gobierno universitario. Necesitamos mantener las discusiones que se requieren para tomar las mejores decisiones posibles”.

Las sesiones contaron con un gran trabajo de preparación previa y de acompañamiento en simultáneo de los equipos de personal de las Direcciones Generales de Coordinación Técnico Administrativa (DGCTA) de cada Instituto, y la asistencia técnica de la DGSyTI, que permitió el desarrollo en la virtualidad sin inconvenientes y fue muy reconocido por les decanes.

“Cuando se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, para nosotros nunca fue una opción discontinuar las actividades habituales que la Universidad desarrolla”, afirma Dip. “No solamente porque creemos que la Universidad tiene una responsabilidad en la garantía de los derechos de los estudiantes, tenemos que formar estudiantes, no solo por cuestiones de orden académico sino porque también consideramos que la universidad crea subjetividad, y la subjetividad que queremos crear es una subjetividad solidaria.

Bajo esa premisa, la Universidad, los Institutos, vienen trabajando fuertemente con sus estudiantes en torno a la continuidad pedagógica, no como un eslogan sino como una forma de interpretar qué entendemos por derecho a la educación superior en este contexto de pandemia, poniendo en primer lugar el cuidado de la salud. La heterogeneidad de experiencias de la virtualidad, no puede ocultar las desigualdades que provoca, por eso la Universidad, a través de sus espacios de deliberación y sus equipos de gestión, está poniendo su atención en identificar a aquellxs estudiantes que requieran un acompañamiento especial.

Sobre los saberes que requiere hacer frente a estas nuevas desigualdades, Terigi relata que ya hay equipos de la Universidad procesando esta crisis, que ha cambiado mucho de lo que en la Universidad se hace y del modo en que se lo hace: “Han cambiado sustancialmente las condiciones en las que lxs docentes damos clases y en que lxs estudiantes cursan sus materias, y cambiaron las estrategias para reorganizar la enseñanza en estas nuevas condiciones”.

Por último, en relación con los desafíos que los órganos de gobierno deberán incorporar a su deliberaciones, Catenazzi destaca: “hoy sabemos que el período de aislamiento se prolonga, sabemos que en el área metropolitana de Buenos Aires la situación sanitaria es especialmente crítica y que la enseñanza universitaria no será una de las primeras actividades que volverán a la presencialidad y en este contexto, todavía incierto, pero menos sorpresivo, tenemos la responsabilidad de reflexionar sobre lo hecho, revisar prioridades y en esto estamos”.

* Artículo publicado en la edición especial de Noticias UNGS, el 16 de junio de 2020.

Suscripción al newsletter
Seguinos en