Novedades

Novedades

Novedades

Novedades

“Si estos jugadores no fueran estrellas vivirían una gran discriminación y serían relegados a los barrios pobres”

deDiez habló con Philippe Alcoy, periodista francés de La Izquierda Diario y Révolution Permanente, sobre la repercusión que tuvo en la sociedad la consagración de la Selección francesa en Rusia 2018. Además se refirió a cómo se vivieron los festejos en las calles parisinas, la relación de los jugadores con el presidente y la figura de Mbappé.

La consagración de una selección en un Mundial de fútbol siempre repercute más allá del campo de juego. Cuestiones geopolíticas, aprovechamiento propagandístico y sobre todo cambios en la sociedad son algunos lugares donde llega la copa del mundo. Es por eso que el deportivo de FM La Uni habló con el periodista, Philippe Alcoy, dónde contó las primeras repercusiones que se produjeron luego de que Francia venciera a Croacia por 4 a 2 y se consagrará campeón mundial: “Se produjo un clima parecido al del Mundial 1998”, destacó. Aunque aclaró que en los festejos que mezcló todos los estratos sociales, la policía reprimió a los franceses que fueron a festejar el título.

 

Sobre el vínculo entre el seleccionado fránces y el público, Alcoy remarcó que era una relación tibia: “Sobre todo porque hubo muchas polémicas en el último año con el entrenador (Didier) Deschamps porque lo trataban de racista”, haciendo alusión a la no convocatoria de Karim Benzema y a la poca participación de jugadores de orígenes árabes.

 

Debido al racismo y la xenofobia que existe en Francia, sobre todo con la gente de los barrios menos pudientes, Alcoy hizo referencia al origen de donde vienen los futbolistas campeones del mundo y los comparó con la población de las clases populares: “En Francia hay mucha hipocresía oficial.  Porque si estos jugadores no fueran estrellas  y serían trabajadores normales, vivirían una gran discriminación y serían relegados a los barrios pobres”, admitió.

 

Sobre la relación entre los jugadores y el presidente Emmanuel Macro, el periodista del portal francés Révolution Permanente aclaró que “hubo una especie de captación”  porque los jugadores se mostraron felices al lado dl mandatario cuando sus políticas hostigan a los barrios dónde ellos provienen.

Por último, Alcoy describió la figura de Kylian Mbappé y lo que representó en los estratos más bajos: En los barrios populares donde se concentran más la población  inmigrante, Mbappé es rey, es la figura. Muchos jóvenes  se identifican con él. Es más, pasaba por las calles el día de la final y escuchaba a gente africana gritando con sus acentos `allez les bleus! ´ (Vamos Francia)”.

Suscripción al newsletter
Seguinos en