Instituto de Ciencias

No solo cambias tu cuerpo, tambien te cambias a vos mismo. Cuerpo y subjetivi...

No solo cambias tu cuerpo, tambien te cambias a vos mismo. Cuerpo y subjetividad entre un grupo de entrenados de los gimnasios porteños a principios del siglo XXI

En las últimas tres décadas, tanto los gimnasios de entrenamiento como las personas que se acercan a ellos para comenzar a entrenar se multiplicaron de forma exponencial en la ciudad de Buenos Aires. Estudiar por qué es la pregunta global de esta tesis. En particular, me interesa interpretar por qué las personas han empezado a considerar en las últimas tres décadas que es necesario comenzar a entrenarse en un conjunto de técnicas corporales en el gimnasio. En términos teóricos y para dar cuenta de este fenómeno empírico, propongo analizar qué vínculo existe entre el cuerpo que se entrena en el gimnasio con un proceso de construcción de la subjetividad personal. El argumento más visible que explica por qué las personas se acercan a un gimnasio a entrenar en la actualidad es que buscan lograr más salud. Aunque ese argumento tiene mucho de verdad, no alcanza a cubrir un fenómeno más complejo, ya que las personas que se acercan a los gimnasios terminan logrando más salud pero también moldeando su cuerpo y un tipo de persona que consideran deseable. En el gimnasio, las personas buscan transformarse: por un lado pretenden alejarse de quienes no quieren ser, mientras que por el otro buscan construirse en quienes anhelan alcanzar. Toda esta operación se lleva adelante sobre el cuerpo; se trata de un largo proceso de subjetivación que se realiza a partir pero también en él. Para analizar el vínculo entre cuerpo y subjetividad que se crea en el gimnasio reconstruyo etnográficamente la “carrera del entrenado”: se trata de un largo camino que transcurre desde el momento en que la persona arriba como un neófito al lugar hasta cuando finalmente se convierte en un entrenado del gimnasio. Convertirse en un entrenado implica primero que nada acumular tiempo más trabajo en el entrenamiento, pero segundo aprender a hacerse cargo de ese nuevo sí mismo también fuera del gimnasio: el entrenado sumará dietas, medirá el descanso diario en función de las nuevas necesidades del cuerpo, reestructurará su sociabilidad de modo que no afecte el avance de la carrera. En el caso más extremo, no quedará otra opción más que la prohibición de ciertas prácticas, personas u objetos. A medida que el entrenado avanza en la carrera también comienzan a aparecer los riesgos. Dietas extremas, sobreentrenamiento o consumo de esteroides son aspectos que se transforman en corrientes para un entrenado que ya desando el camino, pero que en el origen de la carrera no eran percibidos. Tratar de entender por qué las personas se acercan al gimnasio teniendo en cuenta sólo la explicación saludable no permite dar cuenta de por qué algunas de ellas, a lo largo de la carrera entrenada, adoptan pautas que se desvían de ese mismo patrón que en apariencia explicaba por qué habían arribado al gimnasio. Estas conductas desviadas, en cambio, son bien aprehensibles si se adopta una perspectiva que profundiza la relación entre cuerpo y subjetividad y que presta atención al nuevo modo en que el entrenado empieza a ver su cuerpo y su sentido de sí mismo luego de haber transitado toda una carrera entrenada. En definitiva, la clave de análisis que propongo busca colocar la discusión en un plano más amplio y pretende dar cuenta de cómo se entrelazan cuerpo y sujeto alrededor del entrenamiento en el gimnasio, pero prestando especial atención a quienes desarrollan una carrera de largo plazo allí como fenómeno empírico explicativo.

Suscripción al newsletter
Seguinos en