Instituto de Ciencias

ici

Novedades ICI

Instituto de Ciencias

ici

Novedades ICI

El testimonio de Silvio Feldman en el juicio a directivos de Ford en El cohete a la luna

En una nota publicada en el portal El cohete a la luna, el historiador y periodista Alejandro Jasinski hace referencia al valioso testimonio brindado por el sociólogo, exrector de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), Silvio Feldman en el juicio a directivos de la empresa Ford Argentina por la complicidad con la dictadura.

Feldman además dirige el doctorado y maestría en Ciencias Sociales de la UNGS y del Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES).

Fragmento:

“(Feldman) Aclara y explicita sus fuentes, los límites de su investigación. Gajes del oficio. Hace doce años redactó un informe a pedido del tribunal. Ahora explica. Va y viene en el tiempo. Se remonta a la dictadura de 1966 y llega a los efectos en la organización y composición de la fuerza de trabajo en la actualidad.

El experto habla del modelo sindical argentino. Todo comenzó hace 70 años, podría decir, parafraseando a Marcos Peña Braun. Habla luego de la relación estratégica entre las Fuerzas Armadas y un sector del empresariado:

—El gobierno militar realizó una ofensiva drástica para debilitar estructuralmente la capacidad de presión de los trabajadores y los sindicatos.

Habla de los intereses compartidos y de las diferencias entre los actores de la alianza. En 1977, los empresarios “quisieron eliminar lisa y llanamente” la Ley de Contrato de Trabajo y toda estructura sindical, pero no pudieron. Feldman se refiere a “la cruenta represión a los cuadros sindicales”, al control policial en las fábricas, al disciplinamiento laboral y a la disminución drástica del ausentismo.

Asegura que determinadas empresas colaboraron en la política represiva, específicamente Ford. Cuando explica que la diferencia con Mercedes Benz es que en Ford la comisión interna no estaba enfrentada a la conducción nacional del SMATA, la defensa hace sonar el zafarrancho de combate. Sienten el impacto en una línea argumental central. Atacan. Preguntan fechas y números, minucias.

—¿A usted le consta esa colaboración que supuestamente prestó Ford?—, pregunta Ayuso.

Enfatiza en supuestamente.

—Esos supuestos aportes de Ford, ¿a usted le parece que fueron voluntarios, que podrían haberse negado?
Feldman da un paso hacia atrás para expandir el círculo argumental, muestra grises y refuerza su línea: “Es que también había intereses ideológicos y valores además de los beneficios económicos. No todas las empresas han lesionado la vida de las personas”. Courard tenía una convicción. “Tengo la fuente”, fulminó.

La fuente es el audio de una entrevista en inglés realizada a Courard en 1979, donde este empresario habla de los atentados de los “terroristas”, de las dificultades para “controlar la producción” y donde dice:

“Algo tuvo que hacerse (…). No fue la mejor manera de hacer las cosas (…) pero era la única manera de ordenar la situación, de asegurar la tranquilidad (…) estuvo completamente justificado (…) las Fuerzas Armadas hicieron un excelente trabajo para devolver la tranquilidad a la Argentina”.
Un “país libre” donde “nosotros podemos ejercitar nuestros derechos” y donde los “derechos humanos son respetados”, explicaba en tiempos de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Suscripción al newsletter
Seguinos en