Biblioteca

Fototeca

Biblioteca

Fototeca

Fototeca

Che, lector interminable

“El Che, lector interminable”, tuvo como propósito acercar al público el abundante y diverso repertorio de lecturas que nutrieron el pensamiento del Che, desde su temprana infancia hasta sus últimos días en la selva boliviana. Cedida por el CelChe Rosario, en ella se pudieron observar imágenes extraordinarias de Guevara leyendo. Fotografías que hacen historia y que son fuente de memoria social. En las imágenes captadas en un momento del tiempo, se privilegia una pose, una gestualidad, la del Che lector.

La lectura varía con la historia y está condicionada físicamente, las características materiales de lo escrito, determinan la relación con la palabra e influyen sobre el modo en que se hace lectura. Con las fotografías que se presentaron en esta muestra se pudo recuperar las condiciones de lectura del Che, no sólo qué leía sino también cómo, donde, de qué modo. Así, vimos imágenes del Che leyendo a cualquier hora y lugar: la famosa foto en la que está sentado en el árbol, otra en la que lo vemos recostado, plácidamente, leyendo a Goethe; la que está caminando con un libro en la mano, entre muchas otras. El itinerario recupera testimonios sobre el Che lector, el de su padre, Ernesto Guevara; el de Aleida March, su compañera; el del campesino Rafael Verdecia quien recuerda que “por las tardes él se ponía a leer ahí, sentado en una piedra. Yo no sé el libro que él leía (…) pero sí recuerdo que lo veía leyendo y que los tábanos lo picaban y que él casi no los sentía de tan metido que estaba entre los libros”. La lectura, en tanto actividad productiva, está abierta a los diferentes modos de leer.

La muestra “El Che, lector interminable” exhibe las lecturas del Che, las de la infancia y las de la Revolución. En las lecturas infantiles, se destacan los libros de aventuras como La vuelta al mundo en 80 días de Julio Verne, Los tigres de Malasia de Salgari y también Stevenson, Jack London, Dumas y, destacamos especialmente, el periódico infantil dirigido por José Martí, La Edad de Oro. Con intención didáctica, Martí se propone una pedagogía analítica, para que los niños y niñas de América sepan cómo está hecho el mundo, “cómo se vivía antes y hoy en América”, Martí privilegia la lectura de la historia, focaliza en tres héroes de América: Bolívar, el cura Hidalgo y San Martín, entre otros textos ilustrados con dibujos en los que se resalta la modernidad de las exposiciones universales, los adelantos técnicos, y los libros famosos, como La Ilíada de Homero. Esas son las lecturas de iniciación que acompañarán a Ernesto durante toda su vida. En la etapa revolucionaria, el Che lleva sus libros y lee entre otros a Mariátegui, Lenin, Marx, Mao Tse Tung, Ibsen, Quevedo, Roberto Arlt y Julio Cortázar también se recupera al Che lector de poesía entre cuyos autores elige a los poetas Rubén Darío, Lorca, Neruda y Guillén. (Alejandra Torres)

En exposición desde el 9 de septiembre al 11 de octubre de 2013.

Suscripción al newsletter
Seguinos en

Somos la UByD ¿Tenes una consulta? Escribinos y te respondemos a tu correo electrónico. EN LINEA: Chatea con la Biblioteca de la UNGS!

← Paso Anterior

Gracias por contactarte con la UByD.
A la brevedad estaremos dando respuesta a tu consulta vía correo electrónico.

Por favor provea un nombre válido, email y su pregunta.

Powered by LivelyChat
Powered by LivelyChat Borrar Historial