Novedades

Novedades

Novedades

Viernes 3 de abril de 2020

Pablo Bonaldi: "En pocos días se organizó el trabajo para que muchas cosas sigan pasando”

El vicerrector en ejercicio del Rectorado de la UNGS Pablo Bonaldi se refirió a las distintas decisiones y medidas que la Universidad fue tomando en el marco de la situación “crítica” y “sin precedentes” que desencadenó la pandemia del coronavirus. En una entrevista para Periscopio por FM La Uni, Bonaldi destacó la importancia de evitar la imagen de una universidad cerrada, ya que, por el contrario, consideró que ésta tiene “muchas cosas por hacer” y subrayó la rápida organización de las distintas áreas. También dio detalles del caso del profesor infectado y, por otro lado, consideró que es “prematuro” pensar en si se darán como aprobadas las materias dictadas en formato virtual, aunque subrayó que la prioridad es “continuar con las actividades formativas”.

Entrevistado por Damián Valls, Bonaldi dejó en claro, en distintos momentos de la nota, que todas las decisiones que se tomaron fueron en diálogo y consenso con las autoridades sanitarias y de educación nacionales y también con las distintas áreas de gestión y unidades académicas de la UNGS. Recalcó que incluso insistieron en la importancia de generar acciones coordinadas con el sistema universitario en su conjunto. “Si hay algo que caracterizó a marzo, es tener que movernos en una situación muy dinámica y cambiante, donde nos veíamos obligados a tomar decisiones que a las pocas horas se veían superadas por los hechos”, recordó sobre este mes “atípico”.

Un objetivo importante fue atravesar la desafiante situación “sin la imagen de una universidad cerrada”. Para Bonaldi, “la Universidad tiene muchas cosas para hacer aún en el contexto de la delicada situación sanitaria”. Mencionó cuestiones como el lugar que ocupa la Universidad en el territorio o el mantener un vínculo con los estudiantes. La alimentación de los estudiantes de la escuela secundaria fue una de las preocupaciones. “En la escuela secundaria de la Universidad comen diariamente alrededor de 300 estudiantes”, explicó. De este modo, consideró que “no se podía simplemente cerrar las instalaciones” sin ver cómo garantizar el "sostenimiento de estas responsabilidades".

El vicerrector en ejercicio del Rectorado dijo sentirse orgulloso por cómo se organizaron las distintas áreas en pocos días para seguir gestionando sus actividades en forma remota, un mérito que atribuyó a una “particularidad” de quienes forman parte de la Universidad y no de quienes la gestionan en forma circunstancial. “Hay mucho de la Universidad que sigue pasando aún con los trabajadores en sus casas, no creemos que esto reemplace lo que pasaba antes pero me sorprende, en pocos días se pudo organizar el trabajo para que muchas cosas sigan pasando”, aseguró.

Continuidad de actividades formativas

Bonaldi explicó que el ministro de Educación de la Nación (Nicolás Trotta) pidió que las universidades garanticen “las mejores formas de sostener la continuidad pedagógica”. Fue así que se trabajó y se está trabajando para el sostenimiento de las actividades formativas, en particular para que los docentes sigan en contacto con los estudiantes y les propongan actividades. “Eso ha venido pasado de un modo casi diría espontáneo, con mucha autonomía y con muchas diferencias, porque también se ponen en juego diversidad de experiencias, formaciones”, aclaró, al mencionar otra de las dificultades.

Sobre la continuidad del semestre, Bonaldi remarcó que ante todo hay que tener en cuenta el contexto “difícil, delicado”, que genera “incertidumbre y zozobras”. Y detalló: “Aún es prematuro decir si se van a poder acreditar esas actividades, es decir, si esto se prolonga en el tiempo, si vamos a poder dar aprobadas las materias que se desarrollaron en un formato virtual”. Al respecto, se refirió a las materias que tienen una parte práctica muy importante. “Hay materias en las cuales la virtualidad no puede reemplazar todo lo que pasa en una clase y tampoco es nuestra intención. No tenemos la ingenuidad para creer que un día aprieto un botón y todo lo que eran materias presenciales pasan a ser materias virtuales sin ninguna dificultad”, reconoció. “Tenemos un objetivo, mucho más modesto, que es poder mantener el contacto entre estudiantes y docentes y seguir proponiéndoles algunos recorridos formativos, para que cuando se reestablezca la normalidad, la presencialidad, algo de todo eso pueda servir para acreditar una materia”, explicó.

Días después de la entrevista, en un comunicado, el Rectorado informó sobre el plan en el que están trabajando ante la posibilidad de un período extenso sin clases presenciales.

Caso de coronavirus

En el marco de la entrevista, Bonaldi contó paso por paso cómo fueron actuando al tomar conocimiento que un docente de la UNGS podía estar infectado de coronavirus, caso que finalmente fue confirmado.

Tras detallar las medidas que tomaron día por día, se refirió a por qué decidieron no dar su nombre, el aula en la que había estado ni la comisión. “Nos pareció, y lo hablamos con las autoridades sanitarias, que había que dar la información que era necesario dar y no avanzar en cuestiones que no aportaban en nada a una mejor prevención”. Además, aclaró: “No lo decidimos en modo inconsulto, detrás de cada uno de estos pasos hubo mucho diálogo en el equipo de gestión y los fuimos tomando a partir de un proceso deliberativo, para tratar de llegar a la mejor decisión. Había en juego acá otras personas, porque si teníamos que dar el nombre del docente para que todos pudieran saber si habían estado en contacto o no con él, cualquiera podía pedir el listado de los 40 estudiantes porque también podrían haber sido vehículos transmisores del virus. Eso se volvía en una bola de nieve porque implicaba poner en juego muchos nombres propios en algo que no necesariamente garantiza una mejor prevención sino que a veces construye esquemas de incertidumbre y temor, que vienen asociados a este contexto”.

Entrevista completa:

Suscripción al newsletter
Seguinos en